Loading...
Invitado



Sábado 19 de febrero de 2011

Portada Principal
Sábado 19 de febrero de 2011
ver hoy
CONTENIDO
Pág 2 
EDITORIAL
Pág 2 
Adolescentes mal etiquetados
Pág 3 
Pildoritas para el Espíritu
Pág 3 
El psicólogo responde
Pág 3 
TIPS
Pág 3 
Teresa Gumiel: “Bailar significa escapar, ser libre, ser feliz”
Pág 4 
Padre de Miley Cyrus dice que show Hannah Montana “destrozó” su familia
Pág 4 
Música de la A a la Z
Pág 4 
HORÓSCOPO
Pág 5 
PORTAL DE LA SABIDURÍA
Sacerdocio del Amor
Pág 5 
Los encantos de Bolivia
La crianza del ganado camélido una potencialidad para Oruro
Pág 6 
Mirtha Luján: Alegre, optimista y tierna
Pág 6 
Rizado ó permanente de pestañas, planchado y tinte de cejas
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Novia brasileña es secuestrada en la iglesia, vuelve y consigue casarse
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Unos 170 afectados por misteriosa enfermedad en Mansión Playboy
Pág 8 
El videojuego y su evolución durante generaciones
Pág 8 
Basta de espacios muertos
Pág 8 
Bisutería para el carnaval
Pág 9 
Embarazo y odontología
Pág 10 
Del ejercicio físico
Pág 10 
Sexo
La espiritualidad en el sexo
Pág 10 
EL CALCIO
Pág 10 
HUMOR
Pág 11 
Revista Tu Espacio

PORTAL DE LA SABIDURÍA

Sacerdocio del Amor

19 feb 2011

Fuente: LA PATRIA

Por: El Alquimista

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

El sacerdocio es visto por el común de la gente como una profesión exclusiva para personas místicas, especiales que desean entregar su vida a Dios. Pero no nos damos cuenta que el principal objetivo de nuestras existencias es el de restablecer la comunicación con el creador, con nuestro origen, con la razón misma de nuestra existencia en forma real y práctica y para lograrlo todos debemos convertirnos en verdaderos sacerdotes y sacerdotisas oficiando en nuestros propios cuerpos, que son templos vivos del Dios eterno y vivir la religión universal que es la religión del amor consciente.

Sea cual fuere la religión que profesemos, todos deberíamos desarrollarnos como sacerdotes y sacerdotisas oficiantes en el ara sacra del amor, en la intimidad de nuestros hogares, en la intimidad de nuestras familias, transformando nuestros lechos conyugales en altares prístinos donde se manifieste el más puro torrente de amor, mediante la sublime castidad, y convirtiendo nuestras moradas en catedrales vivas del amor y la sabiduría, donde como manantial inagotable fluya y refluya la armonía, el equilibrio y la paz en oleadas de felicidad y plenitud, en gozo inacabable porque Dios alumbra nuestras vidas y nuestro entendimiento de instante en instante, desde adentro, desde las profundidades de nuestro universo interior hacia afuera, sembrando prosperidad, éxito y bienestar.

Para consagrarnos sacerdotes o sacerdotisas de la religión del amor no es necesario pertenecer a ninguna orden religiosa en particular y seguir rigurosos entrenamientos eclesiásticos. Solo necesitamos: comprender que el amor es la fuente principal de vida en este universo y aprender a conectarnos con esa fuente maravillosa que está siempre a nuestro alcance y disposición, convirtiéndonos en sus fieles vehículos, en sus fieles servidores, dejando que se manifieste a través de nosotros en forma espontánea y natural, auto-realizándonos plenamente, llenándonos con su poder creador, iluminando nuestro interior en todas las dimensiones donde tenemos manifestación, consagrándonos de esta manera como verdaderos sacerdotes y sacerdotisas del amor consciente, sin necesidad de ceremonia consagratoria alguna.

El ejercer el sacerdocio del amor significa cumplir, en cada momento y con buena voluntad, todos nuestros deberes como padres, como hijos, como esposos, como hermanos, como ciudadanos, etc., manifestando en forma espontánea y natural amor y sabiduría con alegría y paz interior. En síntesis significa ser hombres y mujeres de bien, que cumplen todas las leyes divinas y las de los hombres, no por temor a recibir algún castigo, sino más bien por plena comprensión y convicción de que el verdadero camino es seguir la doctrina del amor consciente, la doctrina crística, en cada instante de nuestras existencias, en forma totalmente práctica y vivencial. Este es el camino de la iniciación espiritual dentro de la misma intimidad del hogar y se denomina el “Sendero del Hogar Doméstico”, que ilumina a todo ser humano para que se acerque a su Dios Interior, sin necesidad de aislarse del mundo, ni abandonar su hogar ni sus hijos.

Cultivemos en nuestros hogares la santidad del sexo, amémonos los hombres y las mujeres con intensidad y sabiduría, embellezcamos nuestras vidas con la música, la alegría, el beso y el baile, amemos el bien y logremos el despertar espiritual y la unión con el Íntimo para siempre.

Desarrollémonos como verdaderos sacerdotes y sacerdotisas de la religión maravillosa del amor, cultivando la sabiduría universal, con alegría y humildad en entrega total a nuestro Dios Interno que está esperando en las profundidades de nuestro universo interior a que le abramos las puertas de nuestros corazones para inundarnos totalmente con su amor, su poder y su luz inagotable. ¡Viva Dios, Dios es Amor!

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: