Loading...
Invitado



Domingo 28 de agosto de 2016

Portada Principal
Domingo 28 de agosto de 2016
ver hoy
PORTADA
Pág 1 
Pensamiento
Pág 2 
Un saber alucinatorio
Pág 2 
Sin distinciones de clase, lejos, en el país de la libertad
Pág 3 
Entrevista a Raúl Zurita
Pág 4 
Santiago
Pág 5 
los obreros
Pág 5 
cuando me muera
Pág 5 
Homero y sus Quipus
Pág 5 
Recordando los 90 años de Blanca Varela
Pág 6 
Incidencias que promovió "Repete"
Pág 8 
Sharon Olds
Pág 10 
Sharon Olds
Pág 10 
Sharon Olds
Pág 10 
Humberto Muñoz Cornejo, el hereje de los Andes
Pág 11 
BARAJA DE TINTA
Hoy todas las mujeres me causan horror
Pág 12 
Cultural El Duende

Sharon Olds

28 ago 2016

Sharon Olds. San Francisco, California, 1942. Ha publicado: Satan Says (1980), The One Girl at the Boys´ Party (1983), The Dead and the Living (1984), The Gold Cell (1987), The Father (1992), The Wellspring (1996), Blood, Tin, Straw (1999), The Unswept Room (2002), Strike Sparks: Selected Poems (2004) y Stag´s Leap (2012). Obtuvo el Premio Pulitzer en 2013.

Adolescencia

Cuando pienso en mi adolescencia,

pienso en el baño de aquel sórdido hotel 

al que me llevaba mi novio en San Francisco.

Nunca había visto un baño así:

no tenía cortinas, ni toallas, ni espejo, solo

un lavamanos verde por la suciedad 

y un inodoro amarillento, color óxido

-como algo en un experimento científico

donde se cultivan las plagas en los cuencos-.

En ese entonces el sexo era todavía un crimen.

Salía de mi residencia universitaria

hacia un destino falso,

me registraba en la posada con un nombre falso,

atravesaba el vestíbulo hasta ese baño 

y me encerraba. 

No lograba aprender a ponerme el diafragma,

lo decoraba como un ponqué

con espermicida brillante

y me agachaba; se me caía de los dedos

y viajaba hasta una esquina,

para aterrizar en una depresión...

Los invasores

 

Hitler entró en París como mi

hermana entraba

en mi habitación por la noche,

se sentaba a horcajadas sobre mí,

me estrujaba con las rodillas,

clavaba las uñas de los pulgares

en mis muñecas y

meaba encima de mí,

sabiendo que nuestra madre nunca

creería mi versión. Todo muy

cauto, la cara borrosa sobre mí

refulgiendo en la sombra,

el olor ocre

de su orina propagándose por el cuarto, el

calor hirviendo en mis piernas, mojada

mi estrecha pelvis.

Cuando cesó el silbido, cuando un

agujero había sido marcado

a fuego en mi cuerpo, tumbada

y calcinada de vergüenza, percibí el

relumbrar de su piel en el aire, el placer

ocre que crecía

cuando Hitler se asomaba a la tumba

de Napoleón y murmuraba ?ste es el

mejor momento de mi vida.

Para tus amigos: