Loading...
Invitado



Domingo 28 de agosto de 2016

Portada Principal
Domingo 28 de agosto de 2016
ver hoy
PORTADA
Pág 1 
Pensamiento
Pág 2 
Un saber alucinatorio
Pág 2 
Sin distinciones de clase, lejos, en el país de la libertad
Pág 3 
Entrevista a Raúl Zurita
Pág 4 
Santiago
Pág 5 
los obreros
Pág 5 
cuando me muera
Pág 5 
Homero y sus Quipus
Pág 5 
Recordando los 90 años de Blanca Varela
Pág 6 
Incidencias que promovió "Repete"
Pág 8 
Sharon Olds
Pág 10 
Sharon Olds
Pág 10 
Sharon Olds
Pág 10 
Humberto Muñoz Cornejo, el hereje de los Andes
Pág 11 
BARAJA DE TINTA
Hoy todas las mujeres me causan horror
Pág 12 
Cultural El Duende

Sharon Olds

28 ago 2016

Sharon Olds. San Francisco, California, 1942. Ha publicado: Satan Says (1980), The One Girl at the Boys´ Party (1983), The Dead and the Living (1984), The Gold Cell (1987), The Father (1992), The Wellspring (1996), Blood, Tin, Straw (1999), The Unswept Room (2002), Strike Sparks: Selected Poems (2004) y Stag´s Leap (2012). Obtuvo el Premio Pulitzer en 2013.

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Vuelvo a 1937

Los veo en la entrada de la universidad,

veo a mi padre 

bajo el arco de piedra ocre 

con las tejas rojas

brillando como platos 

de sangre inclinados

detrás de su cabeza, veo 

a mi madre con unos pocos libros

sobre la cadera

parada contra la columna de ladrillitos,

con el portón de hierro

todavía abierto detrás, 

las puntas de las espadas

bajo el viento de mayo.

Están a punto de graduarse,

están a punto de casarse,

son chicos, son tontos,

lo único que saben es

que son inocentes,

nunca le harían daño a nadie.

Quiero acercarme y decirles paren,

no lo hagan -ella es la mujer equivocada,

él es el hombre equivocado,

van a hacer cosas

que ni se imaginan que podrían hacer,

van a hacerles cosas malas a sus hijos,

van a sufrir de un modo

del que nunca oyeron hablar,

van a querer morirse. Quiero 

acercarme a ellos,

ahí bajo esa luz de fin de mayo,

y decírselos,

que la cara de ella, linda

y hambrienta se dé vuelta a mirarme,

con su cuerpo hermoso

y lamentable intacto,

que la cara de él, apuesta

y arrogante, se dé vuelta a mirarme,

con su cuerpo hermoso

y lamentable intacto,

pero no lo hago. Quiero vivir. 

Los levanto como los muñecos

de papel, macho y hembra, que son

y los froto a la altura

de la cadera

como astillas de pedernal, como para

sacarles chispas, les digo

hagan lo que estaban

por hacer, que yo voy a contarlo.

Para tus amigos: