Loading...
Obsequio por cuarentena



Domingo 01 de enero de 2017

Portada Principal




Cultural El Duende

BARAJA DE TINTA

Truman Capote a Newton Arvin

01 ene 2017

En 1948, Truman escandalizó al público con esta foto que aparece en la contraportada de su primera novela "Otras voces, otros ámbitos". La crítica entonces comentaba: "Parece decir con los ojos: ven por mí"? "Capote se hizo famoso por la foto, no por lo que escribió". No obstante, la calidad de toda su obra marcó senda definitiva en la nueva expresión literaria norteamericana

Portofino, 16 de octubre de 1953

Mi querido Sige:

Me alivió y alegró recibir tu carta. He querido escribirte día sí día también, pero me parecía que eras tú quien me debía una carta, aunque toda esta pesadez sobre el "deber" cartas es una perfecta lata. A decir verdad, los dos últimos meses he estado trabajando con una concentración propia de un zombi (después de haber desperdiciado casi todo el verano) y me he olvidado del resto. He terminado House of Flowers (si es que sepuede decir en algún momento que una obra de teatro esté terminada) y he empezado a trabajar en algunos relatos nuevos: es un placer volver a la cordura y al "espacio" de la prosa pura. Aún no sé si House of Flowers se va a montar esta primavera o el otoño que viene. Prefiero lo segundo: ya suficientemente arriesgada para encima tener que apresurarse.

Cariño, siento de verdad que hayas pasado un verano tan miserable. Me parece que cualquier cosa sería preferible a quedarse en Northampton. Creo que ahora mismo deberías empezar a planificar tu próximo verano en Italia. O en España o Austria: ambas son muy baratas, podrían vivir estupendamente con doscientos dólares al mes.

Es raro, parece que todo el rato esté pensado en el dinero. Nunca me había pasado. Pero con toda esa situación de Joe y Nina, no gano para sustos; y la cosa va a más, tengo que pagar religiosamente porque no sé qué otra puedo hacer. Tú tienes cierto talento para atraer a los casos perdidos, pero es que yo soy un genio en este sentido. Bueno, no tiene sentido desfogarse con esto.

Como ves, sigo en Portofino pero el lunes me voy a Suiza, a las montañas. No suena muy prometedor, pero he tenido algunos problemas de gargantea y pecho, nada preocupante, y creo que las alturas me van a ir bien. No sé dónde recalaré, si en Saint Moritz o en algún lugar más pequeño. Pero ya te haré saber adónde puedes escribirme.

Por favor, dale recuerdos a Wendell (Ohnson). No sé por qué tendría que sentirse mal por no haberme escrito; tampoco tenía motivos para hacerlo (excepto que, por supuesto, me encantaría tener noticias suyas).

Te quiero, precioso Sige; en cuanto a lo de tacharte de mi lista, sigues arriba del todo. Sempre. Ciao, carissimo

Truman

Para tus amigos: