Loading...
Obsequio por cuarentena



Miercoles 04 de septiembre de 2013

Portada Principal




Suplemento Policial

Su travesura les costó caro

Niño se “abrió la tapa de los sesos” por jugar con “air back”

04 sep 2013

Fuente: LA PATRIA

Su hermano mayor también resultó herido, pero leve • Se presume que el autoparte era de un vehículo desmantelado

Dos menores de edad de 13 y 11 años, este último de gravedad, resultaron heridos el sábado en la mañana por la explosión de un “air back” o bolsa de aire que está instalada en el volante del conductor, que se activa cuando ocurre una colisión o frenada brusca. El hecho se conoció recién ayer y ocurrió en la urbanización La Prensa, colindante con el Regimiento Braun Primero de Caballería, la mañana del 31 de agosto.

Esta historia se inició hace dos meses aproximadamente cuando los dos menores fueron a jugar por el sector mencionado, muy cerca a su casa; observaron que dicho aparato estaba en la parte posterior del Regimiento Braun. Al verlo cada día, quedaron hipnotizados y el menor de los dos decidió alzar y llevárselo a su casa.

La madre de los menores vio el aparato, pero no le tomó la importancia necesaria porque solo era una especie de caja, aparentemente inofensiva para los niños.

El sábado 31 de agosto en la mañana, los niños decidieron sacar el aparato de su escondite, lo que les llamó la atención eran dos cables eléctricos que salían del equipo. Tanto fue la imaginación de los infantes, quienes decidieron sacar la batería del celular de su mamá para conectar a dichos cables, según ellos para hacer funcionar el equipo, pero lo que no sabían, es que ocasionarían una gran explosión.

Tras hacer la conexión, se nubló la vista de los dos menores quienes quedaron “shockeados” por la explosión que se escuchó a cinco cuadras a la redonda. A consecuencia de ese hecho, las esquirlas del equipo volaron por todos lados, varias de ellas se alojaron en la cabeza de los dos menores. El mayor tuvo más suerte porque sólo sufrió una policontusión en la frente.

Mientras que el menor llevó la peor parte, porque el disparo de las esquirlas que originó la explosión le “abrió la tapa del cerebro”. La madre de los menores como los vecinos de la zona alarmados por el ruido, auxilió a los niños y los llevaron a la Clínica Natividad donde fueron atendidos.

MADRE

La mamá de los menores, Eleuteria H. manifestó ayer que llegaron de Llallagua antes del Carnaval y se instalaron en una de las viviendas de la urbanización La Prensa, junto a su marido y seis hijos.

“Ellos dijeron que llevaron a su casa un fierro de alta tensión y después en la mañana dijo el chiquitito que quería jugar, ahí no más pasó, y vi cómo una esponja. Conectaron la batería de mi celular e indicaron que vieron sacar una caja del volante, no sé qué aparato era, parecía un juguete. Indicaron que ese aparato estaba ahí hace dos meses y recién alzaron. Más que la dinamita explotó”, manifestó.

La señora pidió ayuda de la ciudadanía orureña, ya que los gastos que deben pagar a la clínica son altos, no especificó el monto. Como referencia dejó su número de celular: 679-42033. Por su parte, el médico que atendió a los dos pequeños heridos, Vidal Mamani manifestó ayer que el 31 de agosto recibieron a dos pacientes a las 09:00 horas del sector de Vinto.

“Sufrieron las consecuencias de una explosión de un aparato que no identificaron con claridad. La explosión fue de gran intensidad, puesto que uno de los niños tenía un TEC (Traumatismo Encéfalo Craneano) abierto de gran tamaño en región frontal, por lo que se tuvo que sacar una tomografía de emergencia y se entró a operarle para sacarle las esquirlas, aparentemente metal y plástico. Los niños están estables, uno fue dado de alta, el mayor de 13 años que estaba con diagnóstico de policontuso”, dijo.

Respecto al niño de 11 años manifestó que está delicado, pero de condición estable y se espera su evolución, ya que a consecuencia de la explosión su cráneo fue abierto, pelando el cuero cabelludo y exponiendo el cerebro. Argumentó que ese hecho debe ser solucionado a futuro con una operación quirúrgica, donde se le debe colocar platino para cubrir esa parte de la cabeza.

El médico resaltó el comportamiento de los vecinos de la zona donde ocurrió la explosión, quienes se hicieron cargo de la atención de los niños. Asimismo, explicó que el personal médico también hace todos los esfuerzos para la recuperación del menor y la Clínica realiza una rebaja para la permanencia y curación del menor.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: