Loading...
Obsequio por cuarentena


Viernes 13 de abril de 2018

Portada Principal
Suplemento Policial

Paz en su tumba

13 abr 2018

Fuente: LA PATRIA

Los ocho mineros fueron despedidos ante una multitud, en medio de llanto, oraciones, dinamitazos y un huay√Īo

"Para el minero no hay justicia, para el minero no hay perd√≥n", era el estribillo de un huay√Īo que ayer una banda de m√ļsica interpret√≥ en el Cementerio General de Huanuni, durante el entierro de los mineros que dejaron de existir a consecuencia de una explosi√≥n en el nivel 240, interior mina, de la Empresa Minera de Huanuni (EMH).

Era un sentimiento entremezclado de miles de personas que asistieron a las exequias de los trabajadores del subsuelo. Llanto, pesar, consternación en los allegados de las víctimas. Les costaba creer que de un momento a otro, desaparecieron físicamente de sus vidas.

Mientras tanto, las melod√≠as de aquel huay√Īo "Para el minero" se envolv√≠a en el ambiente del "√ļltimo adi√≥s", que hac√≠an juego con las explosiones de dinamita que sirvieron para despedir a seis de los ocho mineros fallecidos, ya que otro fue llevado a su natal Llallagua y el octavo a Sajsani, una comunidad de Huanuni.

ENTIERRO

A las 15:00 horas aproximadamente se inició la misa de cuerpo presente. El coliseo de Huanuni fue el escenario que congregó a miles de personas, coparon el campo deportivo y las graderías, otras estaban fuera del coliseo a la espera del entierro.

Casi 45 minutos despu√©s sali√≥ el primer f√©retro, varios mineros lo llevaban en hombros. Por detr√°s dolientes, quienes a sollozos acompa√Īaban el cortejo. En la calle, congregados multitudinariamente amigos, vecinos y curiosos a la espera del desarrollo de las honras f√ļnebres.

Mientras tanto, en el interior, se observaba un ambiente de puro dolor. Para la salida de cada minero, se formaron columnas de personas, quienes en manos llevaban arreglos florales y coronas. Esa imagen era "rota" por bandejas que sostenían varias personas, repartían a la multitud, un picante de pollo.

Una vez fuera del coliseo, el cortejo fue dirigido por patrulleros policiales, quienes con su sirena anunciaban el camino final de los mineros. La Plaza Principal fue uno de los puntos, que juntó a miles de personas, despidieron a los trabajadores. La calle Camacho era la ruta hacia el cementerio, pero como un homenaje no pensado, el cortejo pasó por la Plaza del Minero, cuyo monumento era testigo mudo del triste desenlace.

A medida que llegaban al campo santo, las explosiones de dinamita comenzaron estrepitosamente y no se detendrían. Era el sonido que no podía faltar. Antes de ingresar al cementerio, los custodios que llevaban a los difuntos, dieron tres vueltas hacia la derecha con los cajones en hombros, costumbre arraigada en este tipo de situaciones.

Finalmente, nada pod√≠a detener el destino marcado para la ocasi√≥n, la recta final a la √ļltima morada, tras la puerta una columna de alumnos de la Escuela B√°sica Policial y uniformados militares, se convirtieron en custodios de uno de los momentos m√°s tristes en la historia de Huanuni.

Gilberto Arias Mamani, Ra√ļl Achacollo Esc√≥bar, Alejandro Choquecallata Mas√≠as, Rub√©n Mart√≠nez Guarayo, Roberto L√≥pez Torrej√≥n, Iv√°n Nicol√°s Plaza, Eloy Mas√≠as Mitma y Rodolfo Conde Qui√Ī√≥nez, fueron los mineros homenajeados con discursos, oraciones y un huay√Īo.

Asimismo, para todos ellos, la multitud pidi√≥ justicia y castigo a los culpables de la explosi√≥n, que seg√≥ la vida de padres de familia, t√≠os, hermanos, cu√Īados y esposos.

Los dirigentes mineros se encargaron de dar el √ļltimo adi√≥s, rodeados de miles de personas, que despidieron con un "Paz en su tumba" a los trabajadores del subsuelo.

MUERTE

Los ocho mineros murieron la madrugada del mi√©rcoles 11 de febrero, cuando en una volqueta circulaban por el nivel 240. Una fuerte explosi√≥n termin√≥ con sus vidas y dej√≥ heridos a otros diez. Las causas a√ļn son investigadas para determinar qu√© sucedi√≥ realmente.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: