Loading...
Invitado



Miercoles 12 de noviembre de 2014

Portada Principal




Suplemento Policial

Liderazgo policial

12 nov 2014

Por: Cnl. René Martin Rojas Rojas

Se dice que las instituciones policiales deben ser administradas como empresas, esta idea es adecuada a la realidad, pues estas organizaciones venden servicios y por cierto muy variados, basados en las ciencias policiales de las que derivan diferentes funciones y especialidades.

Entonces el liderazgo policial requiere de líderes en los diferentes niveles, sean superiores, intermedios o de un nivel básico, que se diferencien por su capacidad para llevar adelante la misión constitucional. Por tanto, se recomienda a quienes se proyectan a ser líderes, tomar en cuenta las siguientes sugerencias para mejorar su perfil personal y profesional, a la vez de servir en su propia gestión:

Comandará y dirigirá la institución con carácter empresarial-institucional.

Considerando como productos primordiales a: La prevención en la comisión de delitos, faltas y contravenciones policiales; el auxilio a personas lesionadas, extraviadas, desvalidas, discriminadas y marginadas; luego en casos necesarios la represión como último recurso, a delincuentes e infractores de las normas de convivencia pacífica -oponentes- que atentaron o atenten contra la seguridad común de las personas.

Llevará adelante un liderazgo policial ético.

Pues las funciones policiales requieren de una conducta doble o triplemente ética, por las características propias de los servicios policiales de lucha contra la delincuencia, en todos sus ámbitos.

Llevará adelante su administración y gestión con transparencia.

Utilizando todos los recursos fundamentalmente económicos y materiales, bajo el control social tanto interno como externo. No olvidar que la institución policial es considerada un instrumento fundamental de la seguridad, cuya objetivo es hacer de nuestro territorio un lugar mejor para el vivir bien, con orden, seguridad y libertad.

Considerar siempre que existe en la organización personas con diferentes conocimientos, habilidades y actitudes.

Por tanto existirán también ideas brillantes para llevar adelante planes, programas y proyectos institucionales. Lo importante es que el líder debe valorar las capacidades del resto del grupo, recordar siempre que el líder no necesariamente sabe todo, más aun dadas las características variadas de las ciencias policiales y sus especialidades, entonces es necesario reconocer y aceptar ideas de los demás.

Considerar que el liderazgo se puede aprender, desarrollar y a la vez enseñar.

Por tanto el liderazgo no surge de la nada, además que el líder policía estará siempre predispuesto al surgimiento de ideas de los subalternos, ya que la institución debido a sus características propias, requiere de nuevas iniciativas en sus diferentes niveles de organización.

Luego surge la pregunta ¿El liderazgo policial puede aprenderse? Debemos considerar que sí, pero se requiere para tal efecto mucha determinación, compromiso, esfuerzo y sacrificio, porque liderar en una institución como la Policía Boliviana -recalco, en sus diferentes niveles- es fundamentalmente servir con verdadera vocación de servicio, donde la constante es aprender de las propias experiencias y de otros líderes, institucionales o no, a quienes se los admira y respeta.

• Es integrante de la

promoción 1984 de la Anapol

Para tus amigos: