Loading...
Invitado



Sábado 16 de noviembre de 2019

Portada Principal
Revista Tu Espacio

PSICOLOGÍA

La intoxicación por alcohol

16 nov 2019

Fuente: Por: Lic. Mg. Sc. (c) Rodrigo Aliendre Ramírez (*) Exclusivo para Tu espacio

Teniendo en cuenta que en el anterior artículo se desarrolló el trastorno por consumo de alcohol, es pertinente explorar la temática de la intoxicación por alcohol, pues nos brindará características sintomatológicas al respecto del consumo de alcohol y deterioro del entorno donde se desarrolla la persona.

La intoxicación por alcohol es la presencia de cambios de comportamiento o psicológicos problemáticos clínicamente significativos (como comportamiento sexual inapropiado o agresivo, labilidad emocional, deterioro del juicio, deterioro de la actividad social o laboral) que se desarrollan durante poco tiempo después de la ingesta de alcohol. Estos cambios se acompañan de la evidencia de problemas del funcionamiento y del juicio y, si la intoxicación es intensa, puede ocasionar un coma con riesgo vital. Los niveles de falta de coordinación pueden interferir con las habilidades de conducción y con el rendimiento en las actividades habituales hasta el punto de causar accidentes.

La intoxicación por alcohol se asocia a veces con una amnesia de los acontecimientos ocurridos durante el transcurso de la intoxicación (lagunas mentales). Este fenómeno puede estar relacionado con la presencia de un alto nivel de alcohol en la sangre y, tal vez, con la rapidez con la que se alcanza este nivel. Incluso durante una intoxicación por alcohol leve, es probable que se observen diferentes síntomas en diferentes momentos. En la mayoría de las personas se muestran evidencias de intoxicación de alcohol leve tras aproximadamente dos bebidas. Al comenzar a beber, cuando los niveles de alcohol en la sangre están aumentando, los síntomas que se presentan son la locuacidad, la sensación de bienestar y el humor expansivo optimista. Posteriormente, y especialmente cuando los niveles de alcohol en la sangre están disminuyendo, es probable que la persona se torne progresivamente más deprimida, retraída y que tenga dificultades cognitivas. Con unos niveles muy altos de alcohol en sangre (200-300 mg) es probable que una persona, que no ha desarrollado tolerancia al alcohol, se quede dormida y entre en una primera fase de anestesia. Si estos niveles son más elevados (por encima de 300-400 mg) se puede producir la inhibición de la respiración y el pulso, e incluso la muerte en los individuos no tolerantes.

La intoxicación por alcohol se asocia a veces con una amnesia de los acontecimientos ocurridos durante el transcurso de la intoxicación (lagunas mentales). Este fenómeno puede estar relacionado con la presencia de un alto nivel de alcohol en la sangre y, tal vez, con la rapidez con la que se alcanza este nivel. Incluso durante una intoxicación por alcohol leve, es probable que se observen diferentes síntomas en diferentes momentos. En la mayoría de las personas se muestran evidencias de intoxicación de alcohol leve tras aproximadamente dos bebidas. Al comenzar a beber, cuando los niveles de alcohol en la sangre están aumentando, los síntomas que se presentan son la locuacidad, la sensación de bienestar y el humor expansivo optimista. Posteriormente, y especialmente cuando los niveles de alcohol en la sangre están disminuyendo, es probable que la persona se torne progresivamente más deprimida, retraída y que tenga dificultades cognitivas. Con unos niveles muy altos de alcohol en sangre (200-300 mg) es probable que una persona, que no ha desarrollado tolerancia al alcohol, se quede dormida y entre en una primera fase de anestesia. Si estos niveles son más elevados (por encima de 300-400 mg) se puede producir la inhibición de la respiración y el pulso, e incluso la muerte en los individuos no tolerantes.

La duración de la intoxicación depende de la cantidad de alcohol que se ha consumido y durante cuánto tiempo se ha hecho. En general, el cuerpo es capaz de metabolizar aproximadamente una bebida por hora, por lo que el nivel de alcohol en la sangre suele disminuir a un ritmo de 15 a 20 mg por hora. Los signos y síntomas de intoxicación suelen ser más intensos cuando se está elevando el nivel de alcohol en la sangre que cuando está disminuyendo. La intoxicación por alcohol es un importante factor que contribuye a la conducta suicida. Parece que hay una mayor tasa de conductas suicidas, así como de suicidio consumado, entre las personas intoxicadas por alcohol (DSM-V).

La intoxicación aparece generalmente como un episodio que suele durar desde minutos a horas aunque lo más frecuente es que se prolongue varias horas.

La frecuencia y la intensidad generalmente disminuyen con el paso de los años. Cuanto más pronto se produzca el inicio de las intoxicaciones habituales, mayor será la probabilidad de que el individuo desarrolle un trastorno por consumo de alcohol.

La muerte por consumo de alcohol, nos da cifras de tres millones de personas al año. Por lo mismo es importante la prevención e intervención especializada en salud mental, pues el deterioro es significativo en personas que padecen de intoxicación de alcohol y la adicción al alcohol.

Fuente: Por: Lic. Mg. Sc. (c) Rodrigo Aliendre Ramírez (*) Exclusivo para Tu espacio
Para tus amigos: