Loading...
Invitado


Domingo 07 de octubre de 2018

Portada Principal
Suplemento Policial

Evitemos ser víctimas de secuestros

07 oct 2018

Por: Cnl. Desp. Marco Antonio Cortez Castedo

Sin lugar a dudas, en el último tiempo las formas de delinquir fueron abriéndose a nuevos horizontes, es decir, ya no se limitan a cometerse al interior de un determinado territorio, país o estado, por el contrario, se expanden de forma rápida y rebasan las fronteras que tiene cada país. De ahí que surgen o mejoran los modus operandi respecto a su comisión.

Hoy hablaremos del secuestro, el cual tiene una data milenaria, este delito con el pasar del tiempo fue convirtiéndose en uno que puede generar mejores réditos a los delincuentes. El secuestro es aquel acto antijurídico mediante el cual se llega a privar de la libertad a una persona o a un grupo de personas, por un tiempo determinado, con el único objetivo de conseguir un rescate u obtener cualquier tipo de beneficio, en especial, un beneficio pecuniario, o también político y/o mediático.

Al ser cometido este delito acarrea una serie de consecuencias o secuelas, siendo estas las más comunes: el miedo o pavor, un sufrimiento marcado en el núcleo familiar, y por último el dolor, el luto y un severo trauma psicológico.

La comisión de este delito es desencadenante de otros delitos, relacionándose específicamente con la trata y tráfico de personas, el tráfico de órganos, la prostitución, la mendicidad forzosa; ingresando de esta forma a ser parte del crimen organizado.

La peculiaridad que tiene este delito radica en las secuelas que deja en aquellas victimas que logran ser rescatadas, el trauma por lo general queda de por vida, ya que desde la perpetración hasta la culminación el uso de la fuerza, la coerción e intimidación son permanentes, siendo estas dos últimas acciones que alcanzan incluso a los familiares de la víctima, donde impera demasiado la voluntad del secuestrador o plagiador, quien exige y condiciona el accionar de la familia.

De ahí que es oportuno hacer conocer de manera pronta a la Policía para que inmediatamente activen las diferentes Unidades ?lites con las que cuenta, para dar con la identificación y ubicación de esas bandas criminales.

De manera ilustrativa diremos que el secuestro conlleva también algunas variedades las cuales son: Cuando la víctima está secuestrada y no tiene conocimiento de ello; cuando por la víctima se exige el pago de cifras demasiado altas por su rescate y liberación; y el secuestro virtual, en el cual el plagiador hace creer a la familia de la supuesta víctima que está secuestrada y pide montos de dinero que no son elevados, llegando a intimidar de tal forma a la familia que hace creer que el secuestro es real.

Esta última modalidad, es la que se vio últimamente en nuestro país, donde el perpetrador, al hacer creer que tiene secuestrado a uno de sus familiares, primero exige que le carguen crédito a su celular y después piden que se les deposite dinero a cuentas bancarias abiertas con identificación falsa y luego desaparecen sin dejar rastro.

La forma de evitar este delito, consiste en una comunicación fluida entre todos los integrantes de la familia, especialmente con los menores de edad, a quienes se les debe recordar que no deben salir solos del colegio, y que solo papá, mamá o algún familiar autorizado pasará por ellos a la salida de clases; recomendarán también que por ningún motivo acepten dadivas o regalos de desconocidos, incluso que no acepten ningún papel u objeto que puede estar impregnado con alguna sustancia tóxica que provocará el desvanecimiento inmediato de la víctima para luego ser secuestrada.

Los blancos más vulnerables y preferidos por los delincuentes son los niños y las adolescentes, sin embargo, también están las personas mayores.

Es recomendable también tomar en cuenta la seguridad que vaya a adoptar una persona o una familia respecto a sus hijos, así como la seguridad a sí mismo. Se recomienda también no llevar demasiada información en los celulares, donde deberá evitar el mantener almacenado por mucho tiempo fotografías y datos familiares importantes, tampoco debe tener los números de las cuentas bancarias o el PIN de seguridad de sus tarjetas de crédito y débito. Evitemos proporcionar información a desconocidos.

Para evitar ser víctima de este delito, la comunicación fluida con los miembros de su familia será vital. Como Policía Boliviana, efectuamos estas recomendaciones, para que las personas que tomen conocimiento de las mismas, sean difusores activos dentro sus familias y dentro del círculo social al cual frecuentan. Participemos activamente para evitar este delito de lesa humanidad.

Para tus amigos: