Loading...
Invitado



Domingo 01 de mayo de 2011

Portada Principal




Cultural El Duende

EL MUSICO QUE LLEVAMOS DENTRO

Rimsky y la paleta orquestal

01 may 2011

Fuente: LA PATRIA

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

La música se vale de sonidos y la pintura de líneas y colores, ambas provocan hechos psicológicos hermanados: percepciones y sensaciones que mueven estados emotivos y hasta ideas. Hay sonidos luminosos y oscuros, hay pinturas dinámicas y estáticas. La orquesta, el órgano, el piano y la combinación de instrumentos son timbres sonoros que equivalen a la paleta del pintor.

La ciencia de la orquestación no la aprendió Rimsky casi de nadie. Tal vez fue innata y la cultivó a partir de su ignorancia. Cuando lo designaron director del conservatorio aguzó su sensible oído y aprendió sobre la marcha cuáles eran los recursos en los que sobresalía el oboe, la flauta, la trompeta, el violoncelo o el trombón.

La práctica lo convirtió en experto orquestador histórico, tanto como Berlioz, Debussy o Ravel.

Pregonaba que su técnica no era acumular dificultades sino disminuirlas. De ese modo, cada ejecutante podía tocar con relativa facilidad lo que estaba escrito para alcanzar mejor sonido individual; naturalmente el resultado en la orquesta era superior. Es justamente lo contrario de lo que intentan algunos directores cuando obligan a los instrumentalistas a proezas técnicas que exponen al conjunto a tocar mal. Se dice que la orquesta de Rimsky es riquísima y multicolor pero no se aclara que es el resultado de una meditada combinación tímbrica. Él simplifica, como Descartes, en lugar de complicar.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: