Loading...
Obsequio por cuarentena



Viernes 12 de abril de 2019

Portada Principal




Perspectiva Minera

La minería es futuro de la economía nacional

12 abr 2019

Autoridades del sector asumen responsabilidad para impulsar la minería como factor preponderante en el desarrollo del país ? Una serie de factores productivos y de exportación, demuestran que la actividad minera es sostenible si se la encara responsablemente ? Los expertos señalan que es necesaria la aplicación de una "política minera", diseñada en el marco de nuevas estrategias competitivas del sector

Cuando se conocen datos relacionados con la actividad productiva minera, uno de los aspectos que sobresale de inicio, es que la parte fuerte, responsable, efectiva y rendidora de la minería boliviana se concentra en el sector mediano privado, aunque en esa misma línea se incluye la "pequeña minería" que sin ser tal exactamente, contribuye como la mediana en la generación de fuentes de empleo, importante producción de variados minerales para exportación, paga impuestos y produce regalías que favorecen a departamentos y los municipios donde se realiza la extracción de recursos mineros.

La minería estatal en el rubro productivo se ubica después de las cooperativas, por lo mismo su rendimiento en el contexto de la minería nacional es el de menor incidencia en función de utilidades y regalías, sin embargo en el orden social, su vigencia significa el sostenimiento de importantes segmentos sociales que son directamente dependientes de centros mineros tradicionales en los que se producen concentrados de estaño como los que se proveen a la metalúrgica de Vinto, convirtiéndose este rubro en el único que se exporta con valor agregado, tras el proceso de fundición y obtención de lingotes de alta calidad y requeridos en importantes industrias internacionales.

La minería estatal en el rubro productivo se ubica después de las cooperativas, por lo mismo su rendimiento en el contexto de la minería nacional es el de menor incidencia en función de utilidades y regalías, sin embargo en el orden social, su vigencia significa el sostenimiento de importantes segmentos sociales que son directamente dependientes de centros mineros tradicionales en los que se producen concentrados de estaño como los que se proveen a la metalúrgica de Vinto, convirtiéndose este rubro en el único que se exporta con valor agregado, tras el proceso de fundición y obtención de lingotes de alta calidad y requeridos en importantes industrias internacionales.

Minería tradicional

Hay cosas que se revelan por efecto del movimiento comercial de nuestros minerales, estableciendo que se han elevado los porcentajes de exportación en el último periodo, mostrando la importancia del sector minero y su posibilidad de convertirse en sustento de la economía nacional, por muchos años, aún sin incorporar en el "macro negocio", los casos pendientes de los mega proyectos del litio en los salares de Uyuni y Coipasa y más adelante la producción de fierro y acero con la explotación del hierro en el Mutún.

Desde el Ministerio de Minería y Metalurgia (MMM) se reconoce que la exportación de minerales bolivianos, corresponde mayormente al sector minero privado, pues el Estado controla con exclusividad la producción y el comercio de lingotes de estaño metálico a través de la Metalúrgica de Vinto, que a su vez adquiere toda la producción de estaño de Huanuni, Colquiri y algunos otros distritos, como de las cooperativas, aunque estas últimas venden también su producción a las empresas medianas privadas, las que a su vez exportan los concentrados de manera directa a fundiciones internacionales con las que tienen contratos especiales de cantidad y vigencia de precios externos.

Países asiáticos

El Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom), señala que el 67% de las exportaciones de minerales se concentra en cinco países del Asia y los más requeridos son el oro, el zinc-plata, el plomo-plata y el cobre-plata.

De acuerdo al informe del Senarecom, se estableció que en la pasada gestión el 18% de minerales fueron vendidos a la India, el 16% al Japón, un 13% a Corea del Sur, 11% a la China y 9% a los Emiratos Árabes, todos asiáticos y de permanente requerimiento de nuestras materias primas mineras. Se complementa la información señalando que los inmediatos compradores de nuestros minerales son Estados Unidos, Canadá, Bélgica y Australia entre otros.

Un aspecto especial es el que se presenta con el oro, su producción es importante y aunque no corresponde a yacimientos de explotación tecnológica (como fue Inti Raymi) la actual es parte de una minería tradicional y hasta artesanal, se rescata el metal precioso en lavaderos ubicados en los distritos de Pando, Beni, el norte paceño, en todos los casos en "cabeceras de rio" y con actividad de más de 1.000 cooperativas, varias de estas en alianza con algunas empresas privadas (peruanas y colombianas) que aportan capitales y proveen equipo pesado como dragas y tractores para incrementar la recuperación de oro, producto que "rescatan" algunos compradores que negocian con empresas mineras exportadoras, obteniendo interesantes ganancias.

La gran verdad

Menos mal que, aunque pasó mucho tiempo sin reconocer valores y situaciones, por fin se observa cierta coincidencia entre los ejecutivos que manejan el sector y reconocen que "la minería bien administrada genera beneficios de los que participan gobernaciones y municipios". El ministro del ramo César Navarro, destacó que hay cifras positivas que reflejan la estabilidad en la producción minera, para generar utilidades y regalías, pese a confrontar ciertas variables en las cotizaciones internacionales. Se establece que la minería nacional tiene mucho valor y hay expectativas para su mayor producción, se supone facilitando proyectos de prospección y exploración que permitan desarrollar emprendimientos de alta rentabilidad.

Lo que falta son planes concretos, basados en una política sectorial estratégica lo que implica ejecutar cambios sustanciales, por ejemplo en la estatal minera, la burocrática Comibol, que debe ser reestructurada para adecuarse a los desafíos del presente.

El actual presidente de la Comibol, sorprendió con declaraciones a un medio impreso nacional al señalar que "Bolivia como país minero que es, debe implementar una serie de reglamentaciones para que sea más beneficiado. En realidad la minería es nuestro futuro, no le estamos dando mucha importancia, pero así es y debemos poner las reglamentaciones que le convengan al Estado". Añadió algo que tiene que ver con la verdad de nuestra minería: "Exportamos para que otras personas ganen más, debemos fundir e industrializar aquí nuestros minerales", apuntó el ejecutivo de Comibol.

Ojala sea un punto de partida para ejecutar cambios estructurales en el manejo de nuestra minería, con una política adecuada, menos discursos y más efectividad en verdaderos planes de exploración y explotación minera.

Medios

Para tus amigos: