Loading...
Invitado


Sábado 08 de enero de 2011

Portada Principal
Sábado 08 de enero de 2011
ver hoy
CONTENIDO
Pág 2 
EDITORIAL
Pág 2 
Cómo decirles a tus padres que estás embarazada
Pág 3 
El psicólogo responde
Pág 3 
TIPS
Pág 3 
Pildoritas para el Espíritu
Pág 3 
Edgar Balderrrama, su único fin es que la gente ría para desestrezarse
Pág 4 
Nicole Kidman reniega de sus experimentos con botox
Pág 4 
Música de la A a la Z
Pág 4 
HORÓSCOPO
Pág 5 
PORTAL DE LA SABIDURÍA
Tao - el Camino Recto
Pág 5 
La fiesta de Reyes
Pág 6 
María Iriarte: Atractiva y sensual
Pág 7 
El planchado o alisado definitivo
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
El poder de un vídeo viral rescata a un sin techo
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Niña de 10 años descubre una supernova
Pág 8 
Rock band 3, música y ritmo al puro estilo videojugador
Pág 8 
El nuevo concepto de televisores llega en 2011
Pág 8 
Personalice su lápiz para apuntar sus recetas
Pág 9 
Una buena alimentación para sonreír mejor
Pág 10 
Ejercicios para reafirmar los senos
Pág 10 
Sexo
Hazle perder la cabeza
Pág 10 
Descubren el origen de la calvicie
Pág 10 
HUMOR
Pág 11 
Revista Tu Espacio

Edgar Balderrrama, su único fin es que la gente ría para desestrezarse

08 ene 2011

Fuente: LA PATRIA

Por: Patricia Barriga Flores

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Edgar Luis Balderrama, es el nombre del artista que día a día, desde hace siete meses, se ubica en la Calle Bolívar entre Soria Galvarro y 6 de Octubre, con el único fin de hacer reír a la gente para que pueda desestresarse y liberarse por un momento de sus problemas.

Edgar nació el 19 de septiembre de 1989 en la ciudad de Tarija, y por su deseo de conocer Oruro, llegó a esta ciudad, luego de haber recorrido todo el país.

Nuestro interesante y bastante gracioso personaje compartió un momento de su vida para contarnos algunos detalles de su vida.

¿Cómo inicias este arte del teatro callejero?

Desde chiquito tenía el deseo de hacer teatro, y una vez concluidos mis estudios en el colegio, me dediqué a asistir a diferentes talleres de teatro y ya son dos años que hago teatro callejero, a través del mimo.

A los 18 años comencé en Tarija, empecé en los talleres y caminando por la calle veía la necesidad de hacer reír a la gente.

El mimo es un personaje solitario ¿Siempre actúas solo?

Siempre solo, porque creo que solo es menos complicado trabajar, porque cuando son dos o más se deben programar cosas, tener ciertos reglamentos y bueno, soy más independiente y libre.

¿Cómo llegaste hasta Oruro?

Quería conocer esta ciudad, y bueno ya son 7 meses que permanezco, no sé porqué, creo que Oruro tiene algo que te agarra, su gente es muy buena, te da otra energía la gente de acá.

¿Por qué teatro callejero?

Me animé hacer teatro en la calle porque quiero que la gente que no tiene posibilidad de pagar sus 20 o 30 bolivianos para ver un espectáculo también tenga la oportunidad de reír viendo actuar a alguien.

Además la gente hoy está estresada, corretea de un lado a otro en sus actividades, y como que no tiene tiempo para reír un poco.

¿Por qué te quedaste en Oruro?

Oruro me ayudó a desarrollar más mi trabajo, porque era diferente lo que hacía, y aquí lo fui modificando, y la gente valora eso, te das cuenta en sus comentarios.

¿Cómo te preparas para salir a trabajar?

Algunas de mis actuaciones son improvisadas pero otras ya las ensayo, pero lo que interesa es el fin del teatro callejero que es hacer reír, no importa lo que uno haga, por eso creo que las actuaciones espontáneas son las que más risa te dan, porque cada vez son diferentes.

¿Por qué te interesaste por representar a un personaje que no habla?

Porque actualmente todos hablan, andan gritando, diciéndose cosas, reclaman de una cosa y de otra, y nadie transmite lo que siente de otra manera, entonces es por eso que elegí este personaje.

La gente reconoce tu trabajo a través de monedas que colocan en tu sombrero, ¿esto te alcanza para vivir?

Sí, gracias a Dios la gente en Oruro es muy buena, aunque mucha gente piensa que esto no es un trabajo, pero creo que en Oruro la gente reconoce este mi trabajo, para el que debo prepararme y ver cosas nuevas.

Aunque no pienso mucho en lo económico, porque muchas veces hay personas que en su vida no se divierten por pensar en el tema económico, y cuando trabajas así cuando la mentalidad está en base al dinero no te va bien, es divertirte con lo que haces, jugar, poner tus cinco sentidos y lo demás viene como complemento.

Cuando recién comencé, te cuento como anécdota, cuando estaba actuando lo primero que hacía era mirar el sombrero, para ver cuánto había, pero no pasaba nada, hasta que me propuse jugar, sin que me importe si hay o no dinero en el sombrero, y ahora mi sombrero está en un lugar y yo estoy a veces a media cuadra trabajando y la gente me dice –pero tu sombrero, tu dinero te van a robar– pero no interesa, porque cuando menos me doy cuenta ahí está el sombrero con dinero.

¿Quién es Edgar, cuando no está disfrazado?

Edgar es otra persona, el mimo es un personaje que no tiene miedo a nada, que se arriesga a todo, incluso me subo a los autos, río, molesto a la gente, y cuando me saco la careta soy otra persona, todos los días, me enfoco en trabajar para dar a la gente todo. En las mañanas es ensayo y más ensayo, búsqueda de otras cosas, mi vida gira en base al teatro.

Soy una persona muy sensible, a la vez alegre, me gusta reír, humilde ante todo, porque la humildad te ayuda mucho, es lo que la gente valora, medio tímido (ja, ja, ja), ese es Edgar en realidad, en su vida diaria, como toda persona con logros, con problemas, pero tratando que los problemas no sean más que uno sino uno ser más que los problemas.

Así es Edgar un personaje singular que es amigo de todo el que casualmente pasea por la Calle Bolívar, y se divierte por un momento con sus ocurrencias.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: