Loading...
Invitado


Domingo 03 de enero de 2016

Portada Principal
Revista Dominical

Aprender a escuchar

03 ene 2016

Por: Alfonso Echávarri Gorricho - Psicólogo y Coordinador de Programas en el Teléfono de la Esperanza

¬ŅFotos en alta resoluci√≥n?, c√°mbiate a Premium...

Oír y escuchar no es lo mismo. Cierra los ojos durante un minuto y presta atención a todos los sonidos que tienes alrededor. Seguramente muchos de ellos que pasaban desapercibidos porque no resultaban significativos en ese momento ahora se muestran con claridad.

Con mucha frecuencia podemos observar en diferentes tertulias en televisi√≥n a los participantes que reclaman continuamente ser escuchados porque "yo no te he interrumpido mientras hablabas t√ļ". Pero el que ahora hablas eres t√ļ y yo estoy en silencio, para que despu√©s hable yo y t√ļ te calles, no significa que se est√© necesariamente dando una situaci√≥n de escucha. Porque lo m√°s seguro es que mientras yo permanezco en silencio, lo que estoy es, fundamentalmente, elaborando mi respuesta, perdi√©ndome as√≠ buena parte de lo que t√ļ est√°s exponiendo. Y con bastante frecuencia, meto todo mi mapa de por medio. Esto quiere decir que con facilidad me puedo encontrar juzgando aquello que para ti es importante y que buscas transmitirme, en lugar de limpiar todo condicionamiento previo a trav√©s de un aporte emp√°tico.

Empatizar con una persona no significa en absoluto estar de acuerdo con lo que nos est√° argumentando. Empatizar quiere decir poner todo nuestro esfuerzo en entender c√≥mo piensa esa persona, c√≥mo siente y c√≥mo act√ļa. Es decir, c√≥mo entiende su mundo y en el caso concreto, c√≥mo vive y percibe una situaci√≥n. Es relativamente sencillo sabotear una escucha cuando comenzamos a introducir en el mensaje de nuestro interlocutor nuestra manera de acceso a la realidad. No quiero decir tampoco que ciertas reglas de respeto no favorezcan la escucha. Son necesarias, pero no suficientes. Escuchar no significa s√≥lo primero t√ļ y despu√©s yo y viceversa.

Para que se produzca una buena escucha, lo que dispone el ser humano es de la capacidad de aprender a ejercer una escucha de calidad.

Y para aprender hay algo que se nos antoja b√°sico: actitud. Porque escuchar significa principalmente mantener un encuentro en el que t√ļ eres para m√≠ lo m√°s importante en ese tiempo de interacci√≥n y a m√≠ me gustar√≠a ser lo mismo para ti. Y a partir de aqu√≠ surgen elementos favorecedores de la escucha de calidad.

Cuando hablamos de escuchar, casi se nos va el pensamiento directamente al lenguaje verbal. Has dicho o he dicho. Pero acompa√Īando a este lenguaje verbal est√° el lenguaje no verbal, much√≠simo m√°s rico que el anterior y lo que es m√°s importante, m√°s genuino, m√°s natural, m√°s dif√≠cil de maquillar. De hecho, ante un mensaje ambiguo, es la parte no verbal la que nos puede aportar m√°s garant√≠a de interpretaci√≥n. Para que se produzca una escucha de calidad, la persona tiene que sentirse acogida.

Cuanto antes, mejor. Desde peque√Īos. Porque esto favorecer√° m√°s y mejores relaciones con otras personas. En el colegio, en el parque, con los iguales y con otros adultos. Pero as√≠ como cuando me preguntan sobre cu√°l es la mejor edad digo que la que uno tiene¬? porque no tiene otra, en esto del aprendizaje de la escucha opino de forma muy parecida. El mejor momento para aprender a escuchar es este. Con tu edad biol√≥gica y sobre todo con tu edad cronol√≥gica. Con tus habilidades o tus carencias. El ser humano es un ser social que va construy√©ndose a lo largo de su biograf√≠a a trav√©s de su relaci√≥n con otros seres humanos.

Para que un ni√Īo incorpore a su patr√≥n relacional buenas herramientas en materia de escucha, es necesario el modelaje a trav√©s de la interacci√≥n con figuras significativas para ellos. Los padres toman un papel relevante, de gran responsabilidad. Pero tambi√©n los abuelos tienen mucho que decir en esta importante labor de la educaci√≥n, porque disponen de otro tipo de tiempo, m√°s pausado y m√°s experimentado, m√°s de "cu√©ntame lo que te sucede" mientras se come la merienda.

Para tus amigos: