Loading...
Invitado



Jueves 11 de agosto de 2011

Portada Principal




Ecológico Kiswara

Las aves maltratadas se convierten en abusadoras

11 ago 2011

Fuente: BBC

Por: Matt Walker

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Las crías que sufren abuso a manos de aves adultas tienen una mayor probabilidad de convertirse, ellas mismas, en abusadoras, según un nuevo estudio.

Científicos de Estados Unidos encontraron la perpetuación de un ciclo de violencia en las colonias de piqueros de Nazca, Sula granti, aves marinas que habitan las Islas Galápagos y otros sitios cercanos a la costa de Ecuador, Colombia y Perú.

Los pájaros juveniles maltratados por aves adultas sin parentesco con ellos muestran al crecer un comportamiento más violento hacia otras crías.

Se trata de la primera evidencia de que en los animales, al igual que en los seres humanos, el abuso de menores es un comportamiento que puede ser transmitido socialmente.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista The Auk, El Alca, de la Asociación de Ornitólogos de EE.UU. Los autores del estudio son David Anderson, Martina Müller y otros colegas de la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte. MALTRATO GENERALIZADO

Cada pareja de piqueros de Nazca suele criar un sólo pichón cada año, alimentándolo con peces y calamares.

Los nidos se encuentran en colonias de alta densidad, en las que se desencadenan con frecuencia comportamientos violentos.

Cuando los padres salen al mar a buscar alimentos y los pichones están solos, los adultos sin crías aprovechan para acercarse a los nidos.

Las interacciones con las crías ajenas pueden ser positivas, pero frecuentemente son abusivas. Los visitantes intentan actos sexuales con los pichones o muestran diferentes comportamientos agresivos.

"El maltrato de las crías es muy claro y generalizado", dijo David Anderson a la BBC.

CUESTIÓN DE HORMONAS

Los investigadores estudiaron las interacciones en una colonia de piqueros en la Isla Española, durante tres períodos de reproducción.

Muchas de las aves estaban anilladas desde su nacimiento, lo que facilitó su identificación.

Los científicos encontraron una fuerte correlación entre la frecuencia del maltrato sufrido por las crías, y el número de ataques que ellas mismas perpetraron a otros cuando adultas.

La experiencia de abuso condiciona a los pichones de por vida y podría incluso afectar otros aspectos de su personalidad, según el estudio.

Anderson descarta que la causa del comportamiento abusivo sea genética. Sospecha en cambio que el maltrato causa en las víctimas un aumento en los niveles de hormonas asociadas al estrés y esto desencadena a su vez comportamientos agresivos en el futuro, completando el ciclo de violencia.

"Este fenómeno puede ser la causa de variaciones en el comportamiento no sólo de humanos, sino de piqueros en condiciones silvestres y de varios mamíferos en situaciones de cautiverio", dijo Anderson a la BBC.

Fuente: BBC
Para tus amigos: