Loading...
Obsequio por cuarentena



Domingo 14 de febrero de 2016

Portada Principal




Revista Dominical

Recordar es volver a vivir el Carnaval de Oruro

14 feb 2016

Por: Rosmeri Aguilar

Entre mezcla de corear melod√≠as musicales junto a las bandas, aplausos retumbantes y tomarse la fotograf√≠a del recuerdo, nos hace dar cuenta que estuvimos en el Carnaval de Oruro, son unas de las tantas combinaciones que sufriremos despu√©s de casi ya una semana de algarab√≠a y festejo que contagi√≥ a propios y extra√Īos.

Retrotraernos a días previos antes del Carnaval es igual a encontrarse con tintes de expectativa y ansiedad, por parte de visitantes nacionales o extranjeros.

El Carnaval de Oruro se vive intensamente por espacio de tres meses aproximadamente, a través de una serie de actividades y acontecimientos que se desarrollan durante este tiempo, como los convites, veladas, ensayos, ceremonias, ritos populares, reuniones sociales, demostraciones de danzas folklóricas urbanas o rural, más otras actividades y aspectos que se representan como parte de esta fiesta.

Primer Convite, acontecimiento inaugural y la primera visita de los danzarines a la Virgen del Socav√≥n, para realizar su promesa de bailar en su honor durante tres a√Īos, a cambio de favores que le piden. Realizado despu√©s del segundo domingo de noviembre.

Festival de Bandas, que es el pre√°mbulo del Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, donde miles de m√ļsicos de las diferentes bandas participantes en el Carnaval, interpretan al un√≠sono diferentes melod√≠as de nuestro folklore, deleitando al p√ļblico con sus sones, haciendo retumbar y estremecer el ambiente orure√Īo.

El √?ltimo Convite, que se realiza una semana antes del Carnaval, y se constituye en el √ļltimo ensayo, en el que todos los conjuntos folkl√≥ricos participantes hacen su paso por las calles de la ciudad de Oruro, bailando al ritmo de las tradicionales bandas y haciendo gala de sus coreograf√≠as.

Entrada Aut√≥ctona o Anata Andina, que es el festejo del campesino originario para agradecer la abundancia de la producci√≥n agr√≠cola que la "Pachamama" o Madre Tierra le ha dado, y se realiz√≥ dos d√≠as antes del fastuoso Carnaval de Oruro, con la participaci√≥n de un centenar de comparsas que llegan desde diferentes provincias del Departamento, al son de la m√ļsica aut√≥ctona, baile e indumentaria singular originaria y aut√©ntica.

Viernes de Ch¬īalla, un d√≠a antes del Carnaval, tradicionalmente dedicado al Convite del "T√≠o" de la mina, realizando la tradicional "Ch¬īalla" de los parajes mineros en las minas San Jos√© y otras ocasi√≥n, en que tambi√©n se ch¬īallan las oficinas p√ļblicas y privadas. Verbena popular, que se realiza el mismo viernes, en horas de la noche, en toda la ruta del Carnaval y que dura hasta el amanecer, con la participaci√≥n de grupos folkl√≥ricos, bandas y conjuntos, ocasi√≥n en la que tambi√©n se realiza la serenata a la Virgen del Socav√≥n en la plaza 10 de Febrero.

Entrada folklórica del Sábado de Carnaval, oficialmente llamada de Peregrinación, fue la manifestación máxima de la majestuosa entrada del Carnaval de Oruro, donde miles de bailarines haciendo gala de sus hermosos y coloridos trajes, ingresan bailando por las calles de Oruro hacia el Socavón, en un despliegue de cultura, patrimonio y tradición a través de las más increíbles coreografías y variedad musical.

Hablar del Carnaval de Oruro en diversos sectores del mundo es encontrar el trasfondo más significativo de lo que conlleva estar en esta ciudad, en su caso un gran porcentaje de turistas extranjeros, sobre todo, coinciden que semanas antes comienzan toda una travesía por diversos países para que días previos a la entrada del Carnaval la meta o el recorrido termine en la alta tierra de los Urus.

El espectáculo invaluable, porque aparte de lo que conlleva la estadía en la ciudad no tiene comparación alguna con el alto "lenguaje de la imagen" que uno se lleva a su región o país hermano.

Aparte del colorido y las danzas que ofrecieron los devotos, los fotógrafos fue otro espectáculo aparte, ya sea, que tenían en mano el celular, la cámara de bolsillo o las profesionales, éstos, brillaron porque se encargaron de documentar el Carnaval, utilizar las manos para fotografiar no fueron suficientes ya que los "palitos selfies" dijeron presente.

Adem√°s de, los distintos malabares que hac√≠a el p√ļblico para guardar en su √°lbum de fotos lo mejor que encontr√≥ en su estad√≠a por Oruro, no importaba si hab√≠a que volverse "chiquito, grande o hasta recibir unos cuantos codazos" con tal de obtener la foto preferida.

Y es así que se advirtió sobre todo en la plaza 10 de Febrero la invasión de camarógrafos de diversas partes del mundo dispuestos a llevar y exportar lo mejor que tiene Oruro.

Y ¬Ņqu√© pas√≥? con los grandes coristas de melod√≠as musicales, s√≠ el p√ļblico no se qued√≥ atr√°s, a medida que los conjuntos acompa√Īados por sus respectivas bandas las tonadas de m√ļsicas invad√≠an las calles, como si se estuviese en un concierto, y qu√© decir de los aplausos o movimientos del cuerpo siguiendo el ritmo que interpretaban "los grandes".

El entusiasmo no midi√≥ edades, g√©neros ni nacionalidades porque lo √ļnico que importaba en ese instante era no dejar pasar la oportunidad de seguir la tonada que cada conjunto brindaba a su p√ļblico expectante por saber con qu√© se los conquistar√≠a.

No importaba mucho si conoc√≠as o no el ritmo que interpretaban los m√ļsicos, con tal de contagiarte de la alegr√≠a que derrochaba el vecino de la grader√≠a de junto era suficiente. Para tratar de seguir con los labios lo que dec√≠an.

Sin duda llegar a Oruro es encontrarse con espectáculos de toda índole que sobrepasan lo pensado y llegar a lo imaginario.

Casi al ep√≠logo de √©sta historia, el Domingo de Carnaval, que empez√≥ con el tradicional "alba" en inmediaciones del Santuario del Socav√≥n, en medio de muchedumbre que re√ļne a todos los que a√ļn quedan de pie para seguir bailando, en espera de los primeros rayos de sol, con la participaci√≥n de las diferentes bandas del Carnaval, para en horas de la ma√Īana iniciar nuevamente el recorrido del segundo d√≠a de Carnaval, que es el d√≠a de la fiesta misma.

Lunes de carnaval, denominado también día del Diablo y del Moreno, en el que se llevaron a cabo misas que son ofrecidas por los diferentes conjuntos folklóricos, además de demostraciones coreográficas de grupos de bailarines en distintos puntos de la ciudad.

Como toda buena historia y el largo recorrido que transit√≥ el Carnaval orure√Īo, el visitante y su paso por Oruro se convierten en los valiosos estimulantes para que cada gesti√≥n la innovaci√≥n y la creatividad impulse a bordadores, artesanos, m√ļsicos, danzarines, a llevar en alto la Obra Maestra de la que dignamente se hizo acreedora esta ciudad, por m√°s de 15 a√Īos.

Para tus amigos: