Loading...
Invitado


Jueves 11 de julio de 2019

Portada Principal



Suplemento Policial

La DNA atendió 735 casos de enero a junio

Estadística de menores en abandono y situación de violencia alarma a autoridades

11 jul 2019

Fuente: LA PATRIA

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

La realidad en que varias familias atraviesan por múltiples problemas sociales es de preocupación de las autoridades municipales, toda vez que sus consecuencias llegan a recaer directamente en niños, niñas y adolescentes que en el mayor de los casos son vulnerables a ser víctimas de abandono o algún tipo de violencia. Un diagnóstico general de acuerdo a los casos atendidos atribuye esta responsabilidad a los padres de familia.

Es importante destacar que la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro (GAMO) es la instancia que vela por el respeto a los derechos de los menores de 18 años, así también que estos cumplan con sus obligaciones y las leyes en caso de evidenciar que están comprometidos en alguna situación delictiva.

Bajo este concepto, hasta el sexto mes de la presente gestión, el equipo profesional atendió 735 casos de diferentes tipologías; las más preocupantes hacen referencia a casos de abandono de niños por sus padres, violencia física y psicológica, como también casos de abuso sexual y violación.

Bajo este concepto, hasta el sexto mes de la presente gestión, el equipo profesional atendió 735 casos de diferentes tipologías; las más preocupantes hacen referencia a casos de abandono de niños por sus padres, violencia física y psicológica, como también casos de abuso sexual y violación.

ENTORNO FAMILIAR

En el mayor de los casos son los padres los directos agresores, al extremo de dejar en total vulnerabilidad a sus hijos, por ejemplo, la responsable de la Dirección de Igualdad de Oportunidades (DIO), Tatiana Moroco, informó de múltiples situaciones donde se procedió el rescate de niños y niñas que vagaban por la ciudad o que eran encerrados en una vivienda sin cuidado alguno. Otros contextos describen a padres que se apersonaron a instalaciones de la DNA, afirmando que ya no podían ejercer control y cuidado sobre los hijos, delegando esta responsabilidad al Estado, aspecto que está sancionado por ley al considerarlo como intento de abandono.

Al ahondar en hechos evidentes de violencia sexual la realidad es aún más cruda, donde el mayor porcentaje de las víctimas fueron agredidas sexualmente por sus padres, hermanos, tíos o algún familiar cercano. Todavía se desconoce un indicador que describa cuántos de estos se encuentran en instancias judiciales, hasta llegar a una sentencia que castigue al agresor.

"Tanto el entorno familiar y los padres están obligados a la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Ahora se están convirtiendo en los principales agresores, entonces debemos de cambiar esta figura, por ello estamos trabajando en temas preventivos permanentes con las unidades educativas, hemos ingresado con 17 instituciones, está la Policía, la Fiscalía, la Dirección de Educación y varias ONG", manifestó Tatiana Moroco, responsable de la DIO.

IRRESPONSABILIDAD

En meses recientes varios progenitores fueron puestos a disposición de la autoridad jurisdiccional, que es el juez del menor, quienes deberán cumplir sanciones desde trabajos comunitarios o integrar programas de reinserción social por pasar por alto lo que establecen las leyes en cuanto a la protección y cuidado de los hijos.

En estos casos se destacan peleas de parejas en estado de ebriedad, que utilizaron a los niños como un "medio" para ejercer presión, o por otro lado las circunstancias en que adolescentes fueron encontrados consumiendo bebidas alcohólicas en presencia de personas mayores.

Cuando los funcionarios tomaron comunicación con la familia, estos aseguraron que desconocían de dicha situación al ser la primera vez que era evidente este problema, ello también implica irresponsabilidad paterna y materna.

PREVENCI?N

Según las autoridades, los índices registrados disminuyeron con relación al primer semestre del 2018, sin embargo; no deja de ser alarmante la situación de población vulnerable, por lo que los trabajos de prevención, socialización y capacitación continuarán para garantizar la convivencia pacífica al interior de la familia.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: