Loading...
Obsequio por cuarentena


Domingo 07 de junio de 2015

Portada Principal


Revista Dominical

Radio musical, en el despliegue sensitivo, vivencial y familiar

07 jun 2015

Evangelina Cuba Aliaga - Locutora de radio

Un mañanero radial sintonizado por mamá ayudaba levantarnos escuchando noticias. Al mediodía, nuestra radio alegraba el reencuentro en la mesa familiar. De tarde, amenas melodías ambientaban los juegos de mis hermanos que alegres y hasta bailoteando conquistaban las sonrisas de los más adultos. Al atardecer, un aromático ají de fideo preparado por mamá, combinaba nuestra amena reunión familiar. Luego, aquella radio-novela nocturnal entretenía nuestra sana imaginación, mi familia unida, nos sentíamos protegidos y seguros; corrían los primeros años de la década de los ochenta. (Danilo Montenegro, de FESTRATEV)

La radio y el periódico fueron los primeros medios de comunicación social masiva. Si bien ésta nació en Rusia en el año 1916, se desarrolló y modernizó en Nueva York, Estados Unidos.

Como medio de difusión ha sido utilizada en la segunda guerra mundial con un fin unidireccional, en el que un mensaje se emitía sin lugar a retorno, anulando la retroalimentación tan importante en la comunicación humana. Así también, gracias a su alcance directo, un telefonista se mantuvo en contacto con las personas de la embarcación del Titánic cuando éste cruzaba el Atlántico. Durante todo el tiempo que duró el hundimiento pudo establecerse contacto por radio.

La radio se centra a diario en contenidos temáticos, que pueden completarse o articularse con temas de diversos ámbitos y debe adaptar su producción a un tipo de oyente local y a veces nacional.

Paralelamente, define su programación, tomando en cuenta en su diseño de oferta, el perfil dominante de público. La programación es definida de acuerdo a expectativas e intereses de la sociedad; es decir, acontecimientos de actualidad, noticias deportivas, selección musical; conforme a características de edad, ocupación, nivel sociocultural, educación, consumo, de los radioescuchas.

Ha adquirido dos caracteres principales. Por un lado, la radio musical de entretenimiento -basada en la difusión de los diferentes estilos y géneros musicales, tanto nacional como internacional. Por otro, su singular matiz comercial establecido por el mismo público oyente, ha logrado el propósito de extensión masiva en FM onda corta y onda larga.

El sentido radiofónico de la radio musical

Como se mencionó, si bien los programas radiales emiten contenido de carácter social, cultural, religioso, político, deportivo, artístico, abierto a todas las personas que sintonizan su frecuencia. La radio por su fácil acceso ha logrado llenar un considerable vacío comunicacional en ámbito urbano y rural, con un típico condimento musical.

La definición de radio musical, como sub género, más que un concepto es un recorrido amplio que hoy pasaría por emociones, recuerdos, experiencias, instantes inolvidables, para muchas generaciones, las que desembocarían en añoranzas, ¿acaso retornables con ayuda de aquellas canciones musicales?

Con variados matices melódicos y en combinación íntima con la voz del locutor (ra), la radio fue la especialización difusora más extendida desde hace décadas. Ello se ilustra inclusive con éxitos clasiqueros llevados al cine y vehiculizados por la radiofonía. Ocurrió con La Bamba, Los hijos de Francisco; que las canciones escuchadas por radio, integran experiencias significativas creando atmósferas y estados de ánimo que estimulan, incentivan, encienden pasiones en aquellos jóvenes hoy adultos con todo un panorama de recuerdos y sensaciones gratas o no.

Esas experiencias deleitan al ama de casa, a fabriles, obreros, viajeros, con permanente extensión, hace que su mensaje sea parte significativa del entorno sonoro. Hasta hoy, aquella programación radio musical, es conducto directo, que se escucha voluntaria o involuntariamente de un modo contagiante, en el encuentro creativo que une distancias, presencias, estados de ánimo en muchas familias.

Como todo medio de comunicación social, la radio musical ha cumplido las funciones esenciales de informar, educar, entretener. Ello permitió desplegar en la vivencia comunitaria, el desarrollo de una conciencia moral fortaleciendo valores de nuestra familia.

En ella hoy continuamos escuchando programación en distintos salones. Afortunadamente con fuerte vigencia en nuestros días, se brinda al oyente una comunicación intra e interpersonal abierta y con acompañamiento continuo; en casas, fábricas, talleres, restaurantes, snacks, peluquerías, mercados, calles, oficinas, vehículos,? con el propósito de hacerle partícipe al radioescucha, del discurrir del entorno sociocultural del que forman parte. Sin lugar a dudas la radio musical, representa compañía amena, sugestiva, persuasiva, precisa e inseparable.

Programar es una técnica, pero al mismo tiempo es un arte el de idear, realizar y presentar unos contenidos que brinden servicio al tipo de audiencia que se dirige la emisora, acorde con los principios editoriales de la empresa, los recursos humanos y técnicos de los que se dispone.

El lenguaje radiofónico

La radio musical ofrece una comunicación fundamentalmente emotiva a través de la difusión constante de música. Esta clase de radio aprovecha la dimensión estético-emocional de la música, la palabra oral va acompañada o seguida de la música, esta última es elemento infaltable en el lenguaje radiofónico.

El uso de la música es múltiple: la cual puede ser difundida cantada, orquestada, clásica, popular, en todas sus formas y géneros, como cortina musical que identifique un programa y o que divida sectores o escenas de un espacio radial, también puede ser como marco publicitario o noticioso.

Naturalmente, la música debe ser seleccionada con gusto y criterio, respeto a la audiencia a partir de valores éticos y estéticos. Por su parte, las "preferencias musicales" forman un amplio repertorio de géneros, estilos y épocas. En este sentido, conviene añadir que la selección musical influye en gran medida en la imagen sonora de la emisora.

Por ejemplo, en forma particular la música es un lenguaje complejo, pero articulada a situaciones, experiencias, sensaciones, puede ser coherentemente y contextualizada a las expectativas de los radioescuchas.

Las voces de cada programación guardan relación directa con el tipo de radio. Así, la información en emisoras, se identifican con las voces de los profesionales que en ellas trabajan. Las voces referentes de la mañana, el mediodía, la tarde, la noche y la madrugada; junto a ellas la radio musical adquiere relevancia afín a las voces de los colaboradores de cada programa o espacio, así también son parte de esta participación la audiencia de zonas o poblaciones.

La información estética que transmite el locutor con sus comentarios, la superposición de la música con la palabra connota el mensaje músico-verbal. El discurso radial se caracteriza por un monólogo continuo, personal, directo, amigable; transmitiendo una sensación de reciprocidad en un contacto estrecho y horizontal con el público.

Además de la relación comunicativa que una emisora entabla con su audiencia, la programación también es el modo y la forma de idear y organizar el tiempo radiofónico de acuerdo a una actuación concreta.

En fin, la radio-música difunde programas variados a lo largo del día, con el objetivo de atraer en cada momento al mayor número de oyentes que están en disposición de escuchar. Destaca su capacidad para realizar funciones muy variadas, informativas, de entretenimiento y de formación.

Para tus amigos: