Loading...
Invitado


Sábado 02 de octubre de 2010

Portada Principal


Sábado 02 de octubre de 2010
ver hoy
CONTENIDO
Pág 2 
EDITORIAL
Pág 2 
La Muerte y el Duelo (II)
Pág 3 
El psicólogo responde
Pág 3 
Pildoritas para el Espíritu
Pág 3 
TIPS
Pág 3 
Semblanza
Santiago Blanco, una muestra de que “Querer es poder”
Pág 4 
Mensaje
Pág 4 
Música de la A a la Z
Pág 4 
HORÓSCOPO
Pág 5 
PORTAL DE LA SABIDURÍA
El Mensaje Final de Jesús
Pág 5 
Rincones de Mi Tierra
Mina de Todos Santos, ahora mina de Santa Rita, “el esplendor del pasado invita a comenzar de nuevo”
Pág 6 
Ana Belén Galleguillos es Miss 15 Años 2010
Pág 7 
Cortes de cabello desflecados o desfilados
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Las mujeres panameñas son igual o más infieles que los hombres
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Un estadounidense dona 8 millones de dólares a los wombats
Pág 8 
Consolas video jugadoras portátiles, muy aceptadas en Bolivia
Pág 8 
Algo más que hacer en la cocina
Pág 8 
Tarjeta Dulce Princesa
Pág 9 
¿Qué causa el mal aliento?
Pág 10 
¿Qué otros ejercicios tengo como alternativa a las caminatas?
Pág 10 
Sexo
La narrativa erótica
Pág 10 
Prevención de las enfermedades renales
Pág 10 
HUMOR
Pág 11 
Revista Tu Espacio

PORTAL DE LA SABIDURÍA

El Mensaje Final de Jesús

02 oct 2010

Fuente: LA PATRIA

Por: El Alquimista

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Continuamos transcribiendo del “Evangelio de La Salud”, por el apóstol Juan, que forma parte de los “Rollos del Mar Muerto”, el mensaje final del gran Maestro antes de ascender al Padre.

“…podéis acelerar vuestra ascensión suplicando al Padre Celestial que os envíe los ángeles auxiliares que Jacob vio, en sueños, cómo bajaban y subían por la inmensa escala del Ser. Debéis orar no sólo al Padre Celestial, sino también a la Madre Divina, para que también ella os envíe sus ángeles, para que os presten su fuerte brazo de apoyo, ayudándoos a trepar.

Muchos son los peldaños que tenéis que trepar para poder llegar triunfantes hasta el Trono del Padre Celestial. Que os sirva de consuelo el hecho de que vuestra victoria está asegurada si trepáis con fe. Los peldaños siguientes están marcados con las excelsas virtudes humanas, que, entre muchas otras, debéis adquirir para tener franco paso al Trono del Altísimo. La fraternidad es una de estas virtudes; otra es el servicio desinteresado, la perseverancia, la honradez, la rectitud, la devoción, la oración, la fe, el amor, la pureza sexual, que es la castidad y ante todo la humildad, la más grande de todas las virtudes humanas.

Esta fatigosa ascensión la podéis hacer más fácil y placentera, pidiendo auxilio al Altísimo, que complacido os está observando desde las alturas y que, gustosamente, os mandará sus ángeles auxiliares si los pedís en vuestras súplicas.

Debéis suplicarle de la siguiente manera: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea Tu nombre, venga a nosotros Tu reino. Hágase Tu voluntad, cómo en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, danos hoy y perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos de todo mal, porque Tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos, amén.

También a la Madre Divina debéis suplicar para que os envíe sus ángeles auxiliares que os faciliten vuestra ascensión.

A la Madre Divina le oraréis así: Madre nuestra que estas sobre la tierra, santificado sea tu nombre. Venga a nos tu reino. Que tu voluntad sea hecha en la tierra, para lo cual te prometemos colaborar y obedecer tus mandamientos. Como tú nos envías tus santos ángeles auxiliares, envíalos también, en este día de hoy para que nos ayuden a perfeccionarnos. Perdona nuestros pecados, que contra ti hemos cometido, prometiéndote no pecar más. Si debido a nuestra ignorancia caemos en la tentación, líbranos de este mal, porque tú tienes el poder y la sabiduría, ya que mandas tanto en la tierra como dentro de nosotros, dispensándonos salud, y vida, amén.

Con esto Cristo dio por terminadas sus maravillosas enseñanzas y se despidió del pueblo con el acostumbrado saludo: “la paz sea con vosotros”. Ahora idos a vuestros hogares y no pequéis más. Como el sembrador que siembra buena semilla, en buen terreno, que luego germina y crece dando ciento por uno, así vosotros seréis sembradores de la semilla de mis enseñanzas, sembrándolas en buena tierra para que germine, crezca y se extienda sobre toda la tierra, formando pueblos fuertes, buenos y felices, que luego prosperarán mediante el esforzado trabajo y el recto vivir. Así, Cristo se despidió de su numerosa concurrencia que arrodillada, lloraba de emoción.

Enseguida, Cristo se transfiguró, brillando su cuerpo como un Sol (imposible mirar sin encandilarse), se elevó por los aires, desapareciendo en una vaporosa nube. Así el pueblo se quedó por mucho rato en éxtasis, mirando la luz, hasta que se extinguió en lontananza. En seguida, el pueblo empezó a dispersarse, despidiéndose de Juan y de los demás discípulos, para regresar felices y contentos a sus hogares, contando a los suyos las maravillas que habían presenciado.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: