Loading...
Invitado


Sábado 02 de octubre de 2010

Portada Principal


Sábado 02 de octubre de 2010
ver hoy
CONTENIDO
Pág 2 
EDITORIAL
Pág 2 
La Muerte y el Duelo (II)
Pág 3 
El psicólogo responde
Pág 3 
Pildoritas para el Espíritu
Pág 3 
TIPS
Pág 3 
Semblanza
Santiago Blanco, una muestra de que “Querer es poder”
Pág 4 
Mensaje
Pág 4 
Música de la A a la Z
Pág 4 
HORÓSCOPO
Pág 5 
PORTAL DE LA SABIDURÍA
El Mensaje Final de Jesús
Pág 5 
Rincones de Mi Tierra
Mina de Todos Santos, ahora mina de Santa Rita, “el esplendor del pasado invita a comenzar de nuevo”
Pág 6 
Ana Belén Galleguillos es Miss 15 Años 2010
Pág 7 
Cortes de cabello desflecados o desfilados
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Las mujeres panameñas son igual o más infieles que los hombres
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Un estadounidense dona 8 millones de dólares a los wombats
Pág 8 
Consolas video jugadoras portátiles, muy aceptadas en Bolivia
Pág 8 
Algo más que hacer en la cocina
Pág 8 
Tarjeta Dulce Princesa
Pág 9 
¿Qué causa el mal aliento?
Pág 10 
¿Qué otros ejercicios tengo como alternativa a las caminatas?
Pág 10 
Sexo
La narrativa erótica
Pág 10 
Prevención de las enfermedades renales
Pág 10 
HUMOR
Pág 11 
Revista Tu Espacio

La Muerte y el Duelo (II)

02 oct 2010

Fuente: kidshealth.org

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

La pérdida de un ser querido puede ser estresante. Cuidarte a ti mismo en cosas pequeñas, pero importantes, puede ayudarte a enfrentarla. Aquí hay algunas cosas que quizás te ayuden:

* Recuerda que la aflicción es una emoción normal. Debes saber que la aflicción puede desaparecer (y va a desaparecer)

* Participa en los rituales. Los servicios religiosos, los funerales y otras tradiciones ayudan a la gente a superar los primeros días y a honrar a la persona que falleció.

* Reúnete con otros. Incluso las reuniones informales de familiares y amigos brindan una sensación de apoyo y ayudan a la gente a no sentirse tan aislada durante los primeros días y semanas del duelo.

* Cuando puedas, habla de ello. A algunas personas les ayuda contar la historia de su pérdida o hablar de sus sentimientos. En ocasiones, una persona no tiene deseos de hablar. Eso también está bien. Nadie debe sentirse presionado a hablar.

* Exprésate. Aún cuando no sientas deseos de hablar, encuentra maneras de expresar tus emociones y tus pensamientos. Comienza a escribir un diario sobre los recuerdos que tienes de la persona que perdiste y de cómo te sientes desde la pérdida. O escribe una canción, un poema o un tributo a la persona que falleció. Puedes hacerlo de manera privada o compartirlo con otros.

* Haz ejercicio. El ejercicio puede cambiar tu humor. Puede resultar difícil sentirse motivado; por lo tanto, modifica tu rutina normal si es necesario.

* Aliméntate bien. Seguramente tengas deseos de saltear comidas o quizá no tengas hambre, pero tu cuerpo necesita comida nutritiva.

* Únete a un grupo de apoyo. Si consideras que puede interesarte concurrir a un grupo de apoyo, pregúntale a un adulto o a un consejero escolar cómo unirte a uno. Lo que debes recordar es que no tienes por qué estar sólo con tus sentimientos o tu dolor.

* Expresa y libera tus emociones. Si tienes deseos de llorar, no te reprimas. No te preocupes si escuchar determinadas canciones o realizar algunas actividades resulta doloroso porque te traen recuerdos de la persona que perdiste. Esto es normal. Después de un tiempo, será menos doloroso.

* Crea un memorial o un tributo. Planta un árbol o una planta, o recuerda a la persona con algo saludable, como participar en una maratón o caminata a beneficio (por ejemplo, una carrera por el cáncer de mama) en honor del ser amado.

Si tu dolor no disminuye después de un tiempo de la muerte del ser amado, es posible que desees recibir ayuda. Si el duelo se transformó en depresión, es muy importante que se lo digas a alguien.

¿Cómo saber si el duelo está durando demasiado tiempo? Éstas son algunas de las señales:

* Has estado de duelo durante 4 meses o más y no te sientes mejor.

* Te sientes deprimido.

* Tu dolor es tan intenso que sientes que no puedes continuar con tus actividades habituales.

* Tu dolor está afectando tu capacidad para concentrarte, dormir, comer o socializar como lo hacías normalmente.

* Sientes que no puedes continuar viviendo después de la pérdida, o piensas en el suicidio, la muerte o en lastimarte a ti mismo.

En cierta medida, es natural que una pérdida haga que las personas piensen en la muerte. Pero si la pérdida ha hecho que pienses en el suicidio o en lastimarte a ti mismo de alguna manera, es importante que se lo digas a alguien de inmediato.

¿Alguna vez lo superaré?

Es útil recordar que el proceso de duelo es sumamente personal e individual: no existe una manera correcta o incorrecta de hacer duelo. Cada persona necesita su propio tiempo para encontrar alivio.

Sin embargo, es importante que las personas que están atravesando un duelo no pierdan las ganas de vivir. Si no te gusta la idea de seguir adelante, tal vez la idea de “continuar” te parezca más adecuada. Seguir adelante y aliviar la aflicción del duelo no significan olvidarse de la persona que has perdido. Volver a disfrutar de la vida no significa dejar de extrañar a esa persona. Y cuánto tiempo pasará hasta que comiences a sentirte mejor no es una medida de cuánto amabas a esa persona. Con el tiempo, gracias al cariñoso apoyo de la familia y los amigos, y a tus propias acciones positivas, descubrirás maneras de enfrentar hasta la peor de las pérdidas.

Fuente: kidshealth.org
Para tus amigos: