Loading...
Invitado


Viernes 11 de mayo de 2018

Portada Principal


Perspectiva Minera

Minería, cabildeo y conflictos

11 may 2018

En tiempos en que los conflictos limítrofes están a la orden del día en el país, quiero referirme al problema básico que genera estos entuertos, la estructura y división política del territorio nacional; heredad de señores feudales y de la división originaria de pueblos nativos de las américas es tan obsoleta e inapropiada que como acoté en alguna de mis antiguas columnas en este matutino, no sirve para gestionar un país del siglo XXI. Viene a mi mente un pasaje anecdótico que viví a finales de los años 90 en la zona del famoso proyecto aurífero Amayapampa - Capacirca en el recóndito y rico norte potosino, que pinta de manera clara los problemas que un proyecto emergente debe enfrentar. Ya en ese tiempo había un estudio de factibilidad que garantizaba una exitosa operación minera de 1.500 tpd (Toneladas por día) para explotar una reserva de 700.000 onzas de oro (con la cotización actual del oro esta reserva debe estar cerca de 1 millón de onzas); faltaba la aceptación de las comunidades para arrancar el proyecto, había muchas empresas interesadas y una de ellas logró concretar una gigante reunión en la plaza del pueblo con representantes de tres municipios, 9 ayllus, 46 comunidades y 16 cabildos de la zona de influencia del proyecto minero, también representantes del gobierno regional y local, de la iglesia, sindicatos mineros, cooperativas mineras etc. Después de muchísimas horas de cabildeo inútil por la multiplicidad de intereses y expectativas, la reunión fracasó y el proyecto minero entró en la vorágine de idas y venidas entre originarios, mineros, empresarios, titulares de derechos, etc., que aún hoy continúa sin visos de apertura y concreción del proyecto minero. No vale la pena entrar en los detalles menudos de esta anécdota que para un territorio donde más de una vez hubo cruentas luchas (Con muertes en algún caso) por el control de la riqueza aurífera, resultarían reiterativos.

Esto es lo que pasa cuando se quiere consensuar y compartir, como dice el discurso político facilista de estos tiempos, proyectos mineros o de otra índole (v.g. Cerro Pahua, Margarita, Mutún, Incahuasi etc.) para modernizar la gestión, asimilar tecnología o compartir recursos naturales que frecuentemente y por azares del destino, atraviesan límites arbitrarios que los humanos ponemos a las cosas que nos rodean y que mezquinos intereses corporativos, de grupo, o personales llevan a un camino muchas veces sin retorno y a conductas tipo "perro del hortelano" que no come ni deja comer, como dice la sabiduría popular. Así seguirá siendo en el futuro con proyectos similares, nuestra división política actual responde a parámetros de la antigua vida rural de los siglos XVIII y XIX, con lógicas de control y gestión ancestrales y/o coloniales, no a lógicas actuales que presuponen modernidad, tecnología, diversificación, globalización y control ambiental, típicas de la Aldea Global. Para empeorar las cosas, tenemos en minería una Ley (535 de 28.05.2014) que ignora la iniciativa privada y a veces la ataca, que permite y a veces fomenta la minería informal, que anula derechos mineros objetivos y anula cualquier posibilidad de acceder a inversión en base al proyecto; eso es la "camisa de fuerza" a la que reiteradamente aludo en mis escritos. Conozco prospectos muy atractivos, de gran potencial que duermen el sueño de los justos desde el "boom" exploratorio de los años 90, ahora rodeados de cooperativas, de solicitudes de exploración o de áreas inmovilizadas por el Estado, que limitan con la franja de seguridad fronteriza y en algunos casos pasan los límites del país; con tanto "candado" ¿Será posible concretarlos?.

(*) Ing. Geólogo, ex ministro de Minería y Metalurgia

Para tus amigos: