Loading...
Invitado


Jueves 02 de julio de 2015

Portada Principal


Ecológico Kiswara

Los gusanos ayudan a resolver crímenes

02 jul 2015

Fuente: Nationalgeographic.es

Los gusanos y las larvas pueden resultar repulsivos, pero son también muy útiles. Si no, que se lo digan al doctor Hodgins, el personaje de la serie Bones, que trabaja todos los días con ellos para descubrir, entre otras cosas, el momento de la muerte en los casos de asesinato que investiga. La llamada entomología forense, el estudio de cómo los insectos actúan en los cadáveres, se ha convertido en una pieza fundamental a la hora de resolver crímenes.

Efectivamente, la presencia de moscas o gusanos en un cadáver puede permitir a los investigadores descubrir cuándo murió una persona o si el cuerpo fue trasladado de un sitio a otro, como explica Jeff Tomberlin, entomólogo forense. Cientos de especies de insectos pueden participar en la descomposición de un cadáver, pero las moscas y los escarabajos son, en su opinión, los principales protagonistas.

Cuando un animal muere, los microbios comienzan a romper los tejidos y producir gases, lo que hace que el cuerpo se hinche. Después llegan los insectos. «Los primeros en aparecer son las moscas», explica Tomberlin. Estas se alojan en las cavidades húmedas, como la boca, la nariz y los ojos, para dejar sus huevos. Las larvas, cuando nacen, comienzan a alimentarse del tejido blando que las rodea.

Según el experto, las especies de moscas tienen dietas diferentes. Las larvas de las moscas soldado negras, por ejemplo, son omnívoras.

«A continuación, los escarabajos atacan la piel, el pelo y los cartílagos», señala Tomberlin. Los carroñeros, como los mapaches o los coyotes, acabarán con los restos. En la zona Sur de Estados Unidos, comenta, «los buitres pueden comerse un cuerpo humano, dejando solo el esqueleto, en cuestión de horas».

Se sabe poco, sin embargo, sobre lo que atrae a los insectos a un cuerpo en descomposición. Los investigadores creen que el olor que liberan los microbios es el mayor factor de atracción. Tomberlin insiste en que aunque los cadáveres y su descomposición pueden parecer algo macabro, se trata de un proceso natural que juega un papel importante en los ecosistemas.

Fuente: Nationalgeographic.es
Para tus amigos: