Loading...
Invitado


Domingo 14 de marzo de 2010

Portada Principal


Revista Dominical

En memoria de Medardo Irigoyen Dorado

El gran corredor orureño cruzó la meta final ganándole a la vida

14 mar 2010

Fuente: LA PATRIA

A sus 82 años, Dios le bajó la bandera a cuadros al son de las morenadas de la Mejillones • Por: Marco A. Flores Nogales

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Era el domingo 14 de febrero de 2010, cuando el gran corredor orureño Medardo Irigoyen, cruzó la meta final de su vida y dejó de existir a sus 82 años, luego de haber desafiado a la muerte en inolvidables jornadas de automovilismo. Esta su última carrera con el destino, sin duda, fue la mejor de todas, porque cumplió con su deseo de morir en su tierra, un domingo de Carnaval, no sin antes escuchar ritmo de sus morenadas de la Mejillones.

Agobiado por una enfermedad, Don Melo como era conocido en Oruro, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en Cochabamba, pero el amor por su tierra donde nació un 8 de junio de 1927, hizo que añorara cada día el volver a su querida ciudad.

El Carnaval de Oruro, donde bailó por muchos años y también fundó la morenada Mejillones y la devoción a la Virgen del Socavón, hicieron que el corazón de Medardo Irigoyen lata más fuerte y creciera el deseo de volver a su tierra y su familia le concedió lo que sería su último deseo.

El domingo 14 de febrero, a bordo de una ambulancia se inició su último viaje hasta su querido Oruro. En horas la tarde la ambulancia ingresó a la ciudad y se dirigió directamente a la sede de la morenada Mejillones, la emoción fue grande para sus amigos.

Inmediatamente las bandas tocaron sus mejores morenadas; las ventanas de la ambulancia se abrieron, muchas personas lo saludaron, mientras nuestro corredor con emoción se sentía un moreno más.

Las bandas con dianas le daban la bienvenida como en otrora lo hacían cuando cruzaba la meta como el vencedor y era alzado en hombros.

Luego la ambulancia se dirigió a una clínica particular y minutos después el corazón de Medardo Irigoyen dejaba de latir. Se fue el gran corredor, se fue el moreno de la Mejillones, se marchó el joven basquetbolista del club Universidad (1953) y el jugador de The Strongest de Oruro (1972).

Se marchó un deportista que en todas sus facetas aportó al deporte orureño.

En su vida también fue un orureño que luchó por su tierra siendo fundador de la Federación de Choferes San Cristóbal, Cooperativa de Transporte 10 de Febrero, Sindicato de Transporte Pesado Mejillones, Morenada Mejillones, Comité Cívico de Oruro y hasta fue diputado nacional.

CORREDOR

Sentados al volante de un Chevrolet o un Ford, con ropa poco ortodoxa para los overoles de la época, muchos jóvenes orureños desafiaron a la velocidad demostrando su pericia en competencias automovilísticas que se desarrollaban en Papel Pampa, zona Sur de la ciudad.

Uno de esos jóvenes fue Medardo Irigoyen Dorado, quien demostró su pericia al volante y fue un gran corredor. Su pasión por la velocidad hizo que fuera un protagonista de jornadas tuercas.

Según el suplemento deportivo Cancha, dirigido por Cristóbal Molina, de agosto de 1959, en uno de sus artículos destaca a un joven automovilista, quien días antes había ganado una competencia automovilística.

“Joven valor, Medardo Irigoyen, ganó la carrera”, titula el artículo y en la fotografía se observa al vencedor subido en hombros de sus simpatizantes y saludando con la mano derecha.

Sin duda un momento emotivo de la época en blanco y negro.

El suplemento indica: “La quinta edición de la prueba automovilística denominada Circuito San Cristóbal, realizada en Oruro el domingo 9 de agosto, fue una demostración mayúscula de arrojo y emoción que hizo vibrar intensamente a lo millares de espectadores que coparon casi íntegramente Papel Pampa, magnífico escenario para pruebas de esta clase”.

“La Federación de Choferes San Cristóbal a cuya inquietud y esfuerzo se debe la realización de estas carreras, volvió a mostrar su espíritu de superación, organizando con voluntad y empeño que tuvieron brillante compensación por la magnífica actuación de los volantes que participaron en la carrera, y en particular por sus principales animadores: Gregorio García, Medardo Irigoyen y Agustín Aguilar, que en emocionante mano a mano disputaron el primer lugar haciendo alarde de coraje y capacidad”.

El redactor de Cancha describe: “La lucha desde principio fue protagonizada por estos tres volantes, habiendo llegado a su clímax en la tercera vuelta que fue cubierta a gran velocidad por Aguilar e Irigoyen que en su mutuo afán de quebrar a García lograron hacerlo en 9 minutos 51 segundos”.

Se menciona también a dos jóvenes de mucho porvenir como Lucio Ponce y Constantino Klaric.

La carrera disputada en un circuito de 18 kilómetros 300 metros, se tornó dramática en la penúltima vuelta cuando Aguilar en incontenible embalada logró pasar a García llevando tras de si a Irigoyen que no le perdió rueda y mantuvo una leve ventaja que finalmente le dio el triunfo sobre Aguilar.

La crónica deportiva destaca también que al haberse cumplido por quinta vez consecutiva esta importante prueba para coches estándar, sin ayuda económica extraña a la federación, constituye para este organismo orureño un galardón encomiable que se amplía a quienes con ejemplar espíritu deportivo, soslayan el aspecto material de las recompensas, haciendo posible una competencia automovilística que crece en calidad y emoción cada año.

Los 108 kilómetros del circuito cubiertos en el tiempo de 1 hora 0 minutos y 49 segundos a un promedio de 108 kilómetros por hora por Irigoyen, se muestra asequible a ser superado en próximas reuniones, porque hay evidente superación en quienes se alistan cada vez en el circuito San Cristóbal, que ha sido definitivamente incorporado en el programa habitual de competencias deportivas en Oruro.

Irigoyen solía apostar con sus ocasionales rivales que el perdedor debía besar la mano del ganador, como un gesto de caballerosidad deportiva, muchos no lo hicieron por razones obvias, pero siempre se reconocía quien tenía la mejor muñeca (mano).

RESULTADOS

1º Coche No 3, Chevrolet 1954, piloto Medardo Irigoyen, copiloto René Bellot, con 1 hora 0 minutos 49 segundos, promedio 108 kilómetros por hora.

2º Coche No 2, Chevrolet 1954, piloto Agustín Aguilar, copiloto Samuel Montaño, con 1 hora 0 minutos 54 segundos.

3º Coche No 1, Ford 1946, piloto Gregorio García, copiloto Ernesto Gandarillas, con 1 hora 2 minutos 35 segundos

4º Coche No 5, Ford 1948, piloto Lucio Ponce, copiloto C. Klaric, con 1 hora 5 minutos 43 segundos.

HOMENAJE

Muchos deportistas, dirigentes o personalidades, luego de haber aportado mucho al desarrollo de la región y con el paso de los años quedan en el olvido, las nuevas generaciones no los conocen y mueren sin recibir un reconocimiento que muy bien lo tienen merecido.

En 1997, la Asociación de Automovilismo Deportivo de Oruro (AADO), bajo la presidencia de Hernán Flores, decidió hacer un justo homenaje a los precursores del automovilismo orureño, pero en vida, porque no tiene el mismo significado cuando ya no están entre nosotros.

Se organizó una carrera en el circuito de Vichuloma que llevó el nombre de Medardo Irigoyen, quien se puso un casco de corredor y junto a su hija Marcela de copiloto abordaron un auto Toyota “Trueno” con la misma emoción que sentía al subirse a su Chevrolet.

Su corazón latió junto al rugir del motor, sus ojos fijos a la bandera a cuadros, atentos para que le den la partida, mientras sus manos después de mucho tiempo empezaron a sudar sujetando con fuerza el volante y su pie derecho listo para pisar a fondo el acelerador y nuevamente sentirse un corredor.

Fue reconocido y aplaudido por su pueblo orureño, como en 1959, cuando al ganar la carrera él fue levantado en brazos como todo un campeón que en su familia tuvo su mejor trofeo.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: