Loading...
Invitado


Miercoles 06 de agosto de 2014

Portada Principal


Miercoles 06 de agosto de 2014
ver hoy
ÍNDICE
Pág 4 
Así es nuestra Bolivia…
Pág 6 
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte-Andrade 1783 - 1830
Pág 7 
José Antonio de Sucre y Alcalá 1795-1830
Pág 8 
Independencia de Bolivia
Pág 9 
CHUQUISACA: Libertad… es el grito que se escucha doquier resonar
Pág 11 
Jaime Zudáñez:
El símbolo del primer grito libertario de América
Pág 13 
LA PAZ: Que en este día de julio se engalana
Pág 15 
Pedro Domingo Murillo:
“La tea que dejo encendida nadie la podrá apagar”
Pág 17 
De Bolivia en el suelo fecundo… en la cima del gran POTOSÍ
Pág 19 
Alonso Yáñez:
“Yo plantaré el estandarte de la libertad”
Pág 21 
SANTA CRUZ: Siempre libres… seamos
Pág 23 
Ignacio Warnes:
“Soldados, a vencer o a morir con gloria”
Pág 25 
COCHABAMBA: Brilla el sol de septiembre radiante
Pág 27 
Esteban Arze:
“Ante vuestras macanas tiembla el enemigo”
Pág 29 
ORURO: Todo el mundo de pie te saluda
Pág 31 
Sebastián Pagador:
“No estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos por la libertad”
Pág 33 
TARIJA: “...la fama pregona nuestra gloria y heroico valor”
Pág 35 
Eustaquio “Moto” Méndez:
El patriota irreverente
Pág 37 
BENI: Canta victorioso pueblo de leyenda
Pág 39 
Pedro Muiba:
Líder de la rebelión con rostro y sangre indígena
Pág 41 
Litoral: Nació como territorio potosino
Pág 43 
Eduardo Avaroa:
“Rendirme yo cobardes que se rinda su abuela”
Pág 45 
PANDO: El jardín de las flores
Pág 47 
Bruno Racua:
Héroe indígena que luchó con un arco y flecha
Pág 49 
Pabellón tricolor, emblema de paz y de unión
Pág 53 
El Escudo: Símbolo que representa a toda Bolivia
Pág 56 
El Himno Nacional nació por el amor a dos mujeres
Pág 59 
HIMNO NACIONAL
Pág 61 
El rojo, amarillo y verde que adornan las flores nacionales
Pág 62 
Mapa político de Bolivia
Pág 64 
Participación de la mujer en el proceso de independencia de Bolivia
Pág 65 
Embargo... de la minería boliviana (Parte 1)
Pág 68 
Embargo... de la minería boliviana (Parte 2)
Pág 71 
Embargo... de la minería boliviana (Parte 3)
Pág 74 
BIBLIOGRAFÍA
Pág 77 
Separata 6 de Agosto

Pedro Domingo Murillo:

“La tea que dejo encendida nadie la podrá apagar”

06 ago 2014

Fuente: LA PATRIA

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Era el 29 de Enero de 1810, Pedro Domingo Murillo estaba al pie del cadalso, con la idea clara que iba a ser ejecutado, sin embargo, en su mente estaba el espíritu revolucionario y antes de dejar este mundo, quiso transmitir un mensaje que sobreviviría a la dimensión del tiempo.

Con la horca en el cuello, a viva voz dijo con mucho sentimiento de patriotismo: “La tea que dejo encendida, nadie la podrá apagar”, frase célebre que sobredimensionó el espacio de aquella revolución que se gestó el 16 de Julio de 1809, cuando La Paz fue el centro de un levantamiento armado contra las huestes españolas.

Y precisamente, fue Pedro Domingo Murillo, el caudillo de la revolución paceña, quien tendría a su mando una serie de hechos históricos, que encaminarían la consolidación de la libertad.

El movimiento gestado en La Paz fue un aporte a la guerra de los 15 años, que culminaría con la formación de una República constituida, libre e independiente, bajo el nombre de Bolívar el 6 de Agosto de 1825.

LA REVOLUCIÓN

La revolución de La Paz se da en un ambiente de confusión por la pugna que existía entre los seguidores del Rey Fernando VII y la hermana de dicho personaje, Carlota Joaquina de Borbón. Además que se aprovechó una fecha clave como es la del día de la Virgen del Carmen, 16 de julio. Ese hecho marcaría también la formación de una institución que sería uno de los futuros eslabones para la libertad como fue la Junta Tuitiva.

Ese escenario se desenvuelve con los patriotas, quienes serían los conspiradores y declaran como finalidad del movimiento defender los derechos del Rey Fernando VII y por medio de ella, a la corte de Portugal exiliada en el Brasil. Las acusaciones se dirigieron contra el obispo de la ciudad, Remigio La Santa y Ortega quien procedía de acuerdo con el obispo de Moxó y el presidente Pizarro.

La mayor parte de los conspiradores eran propietarios de haciendas, entre ellos ha-

bían varios doctores graduados en la Universidad San Francisco Xavier de la entonces Charcas, como Mariano Michel, Juan Basilio Catacora, Juan Bautista Sagárnaga y Gregorio García Lanza.

Estaba también José Antonio Medina que era cura de Sica Sica. Y entre los revolucionarios había algunos españoles como Pedro de Indaburo, Saturnino Castro y Sebastián de Figueroa. Todo este grupo reconoció como jefe al caudillo, Pedro Domingo Murillo.

Murillo tenía como antecedentes, el haber actuado durante la sublevación de Túpac Catari, prestando sus servicios al Ejército real.

Aprovechando la procesión de la Virgen del Carmen que se realizaba el 16 de Julio de 1809, detuvieron al intendente Tadeo Dávila mientras tocaban a rebato desde la Catedral, posteriormente, llamaron a un cabildo abierto.

El levantamiento se realizó bajo el grito de consigna de “viva Fernando VII” y “mueran los traidores”.

Ese fue el momento preciso para defenestrar a los españoles y nombrar a Pedro Domingo Murillo como el jefe militar y a Pedro Antonio de Indaburo como el segundo cabecilla.

Un día después se obligó a los españoles a presentarse en la Plaza Mayor y jurar alianza con los criollos y mestizos. Asimismo, se quemaron los papeles de la Real Hacienda.

El 24 de julio se formó la denominada Junta Tuitiva, la que empezó a trabajar junto al cabildo que ejercía las funciones de gobierno en el que Murillo fue nombrado presidente. Tenía 12 representantes entre otros tres representantes indígenas. Por ese entonces ya circulaban en La Paz, manifiestos o proclamas cuyo texto señalaban: “Hasta ahora hemos tolerado una especie de destierro en el seno mismo de nuestra patria”.

Sin embargo, con el paso de los meses los patriotas que encabezaron la revuelta fueron apresados y enjuiciados, muchos de ellos murieron en la horca por determinación de la Corona española.

MURILLO

Pedro Domingo Murillo nació en la ciudad de La Paz en 1757. Su formación en leyes en el Cuzco y Chuquisaca, le permitió tener protagonismo durante la revolución, ya que se relacionó bastante con alumnos de la Academia Carolina.

Por muchos años se dedicó a la minería, sin embargo, fue parte del Ejército real, durante la sublevación de Túpac Katari. En 1805 tomó contacto con los rebeldes cuzqueños, para que en 1809 tome el mando de la revolución y de la Junta Tuitiva. Antes de su muerte fue apresado por los realistas.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: