Loading...
Invitado


Sábado 23 de marzo de 2013

Portada Principal


Informe Especial

EDITORIAL

23 mar 2013

Fuente: LA PATRIA

Hoy el corazón de los bolivianos se pone sensible y lleno de dolor, porque se recuerda una de las fechas más tristes de la historia, como es la pérdida del Litoral que fue arrebatado a la fuerza por los chilenos el 23 de marzo de 1879 en el Puente del Topáter, tras la invasión que ocurrió al puerto boliviano de Antofagasta el 14 de febrero de ese mismo año.

Al margen de recordar la historia, que es necesaria para comprender lo que pasó, queremos reflejar en esta edición especial de LA PATRIA el desarrollo que han tenido los puertos cautivos bolivianos, Antofagasta, Mejillones, Tocopilla, Cobija, además de la ciudad de Calama que se encuentra cerca de Bolivia.

No se pudo acceder por cuestión de tiempo al puerto de Taltal, que fue el último jirón patrio colindante con Chile, desde el momento de la fundación de la República de Bolivia, el 6 de Agosto de 1825.

Sin duda alguna, la idea de este homenaje especial conlleva sentimientos encontrados entre ale-

grías y tristezas.

Alegrías por palpar las salinas aguas marítimas, apreciar la naturaleza, observar el paisaje de las costas, escuchar el ruido de las olas que se estrellan contra los riscos, así como el ruido que producen las gaviotas y los pelícanos; y tristeza porque se retrotrae a la mente la añoranza de volver a las costas del Pacífico, pero como propias de Bolivia; admirar edificios bolivianos que aún permanecen como testigos mudos de la historia.

Asimismo, conlleva sentir una invasión de bronca contenida, porque en su momento, en 1879 no se tuvo la voluntad política, militar y ciudadana para defender un territorio que originaría el desarrollo y progreso para un país, que hasta ese instante solo pensó en el centralismo que se vivía en el Altiplano y no así en la expansión de sus habitantes para reforzar las playas bolivianas.

Si bien hubo momentos épicos como la batalla del Alto de la Alianza, la batalla del Topáter, la batalla de Tambillo y el surgimiento de héroes como Eduardo Abaroa, Ladislao Cabrera, los Colorados de Bolivia, Genoveva Jiménez, Narciso Campero y otros, los bolivianos al margen de rendirles tributo cada año, debemos pensar en una política seria de Estado.

Una política para lograr el tan ansiado retorno a las costas del Pacífico, ya sea mediante un “enclave” o simplemente aplicar al pie de la letra, el Tratado de Paz y Amistad que fue suscrito el 20 de octubre de 1904, que desde todo punto de vista fue uno de los crasos errores que se cometieron en la vida del país, porque se aceptó en definitiva la derrota mediante la guerra y la pérdida de 120 mil kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa.

Pero, al estar LA PATRIA en las costas del Pacífico comprobó que no se cumple el mencionado Tratado, no solo del lado chileno, sino también de las autoridades bolivianas, lo que ratifica plenamente que no existe una política de Estado definida para una aspiración marítima, pese a las muchas gestiones que se hicieron desde el momento en que se perdió el territorio del Litoral, hasta nuestros días.

En contrapartida, al margen de Antofagasta que es una de las regiones de Chile con mayor progreso por ser la capital de la Segunda Región, el pedido de las autoridades y pobladores de los puertos de Mejillones y Tocopilla, para que Bolivia pueda tener en esos dos lugares una salida marítima. Otro detalle que se percibió y que está en la conciencia de los chilenos, pero así también de los ciudadanos bolivianos que viven en calidad de residentes en ese país, es que Chile no devolverá a Bolivia el mar y territorio con soberanía.

Entonces, hagamos un recorrido por los puertos cautivos bolivianos del Pacífico.

Dehymar Antezana- Periodista

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: