Loading...
Invitado


Viernes 01 de enero de 2010

Portada Principal


Perspectiva Minera

ENFOQUE

Foquitos intermitentes

01 ene 2010

Fuente: LA PATRIA

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Pasó la Navidad y para la mayoría todavía con limitaciones propias de una economía restringida que merece abrirse hacia los sectores productivos reales para mostrar un cambio que sea asimilado en la vida cotidiana y que puede darse si encaramos con mayor realismo la obligación de hacer crecer la economía nacional.

El resplandor de los foquitos intermitentes que brillan durante algunos días se parece a ciertos anuncios oficiales que igualmente fulguran temporalmente y luego se apagan hasta un nuevo periodo de euforia política, más que técnica o estrictamente profesional, de ahí que esas luces fugaces desaparecen tan rápido como llegaron y no convencieron a quienes desean cosas muy claras y no sólo temporales.

Cuando se habla de minería nacional como proyecto de coyuntura para salvar la economía boliviana se acude al fácil expediente de convertir proyectos de complicado desarrollo en la panacea que puede salvar cualquier crisis y cambiar el destino de la Nación, lo que no es evidente. Se trata de lucecitas de colores intermitentes que no alumbran y sólo deslumbran.

En minería las cosas deben ser concretas, no se puede hacer elucubraciones o hay minerales o no los hay y si existen en qué proporción para calcular una necesaria inversión que haga factible la operación en condiciones óptimas que garantice un retorno seguro y no una pérdida por efecto de avasallamientos o una constante inseguridad socio – política.

Mega proyectos mineros importantes están mostrando la validez de lo que en muchos casos expusimos como ejemplos de excelente administración privada, por ejemplo San Cristóbal, Inti Raymi, San Bartolomé y San Vicente que son emprendimientos privados, tardaron muchos años para ponerse activos y esos periodos (más de 10 años en algunos casos) con retorno cero a las inversiones pero con seguridades técnicas probadas para su futuro desarrollo.

En el otro frente está el Mutún, contrato combinado entre Gobierno y la empresa hindú Jindal. Parecería que avanza, empero todavía hay cuestiones que impiden su plena ejecución, sin embargo el tema se maneja como ejemplo de grandes y seguras inversiones.

Lo del litio es otro ejemplo de un buen prospecto oficial, una planta piloto estará en producción este nuevo año 2010, pero dista mucho llegar a la producción masiva de baterías de litio si se considera que el principal factor es económico y por tanto merece una fuerte inversión que todavía no se ha resuelto.

Lo de Coro Coro es interesante en tanto la firma inversionistas coreana Kores pueda invertir para cambiar el sistema productivo de galerías subterráneas a lo que se conoce como a “cielo abierto” y ese proceso demanda además tiempo.

No son muchos los expertos que hablen sobre el uranio, pero los pocos que lo hacen saben que hay posibilidades en Cotaje y en algún sector oriental de obtener el estratégico mineral cuya producción ya tendría mercado asegurado.

Así están las cosas, como foquitos intermitentes, brillan y se pierden, son sólo de temporada, muy bonitos pero efímeros. Lo que se desea es un programa de alto contenido teórico y práctico sobre la perspectiva minera nacional, pero con sentido profesional que muestre las bondades y las dificultades de un verdadero proyecto de reactivación minera, lo contrario es sólo un juego con foquitos intermitentes.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: