Loading...
Invitado


Domingo 23 de diciembre de 2012

Portada Principal


Cultural El Duende

Inmolar: harina y sal

23 dic 2012

Fuente: LA PATRIA

El verbo inmolar significa sacrificar, ofrecer una víctima en holocausto a una divinidad. Es igualmente –dice el diccionario– dar la vida en provecho o en honor de algo o alguien.

En la historia existen numerosos ejemplos de personas que inmolaron sus vidas por un ideal o por una causa noble. Este vocablo encuentra su génesis en el vocablo latino mola, término que hace referencia a las muelas de un molino, es decir a las que pulverizaban el trigo para convertirlo en harina y comenzó a usarse en la Antigüedad, período en el cual eran habituales los sacrificios. Cuando se ofrendaba un animal a un dios, antes de encender la hoguera para quemarlo, en su frente se le espolvoreaba harina y sal.

Héctor Velis-Meza en: 365 días para enriquecer su lenguaje.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: