Loading...
Invitado


Jueves 22 de noviembre de 2012

Portada Principal


Ecológico Kiswara

EDITORIAL

Una práctica inhumana considerada “arte”

22 nov 2012

Fuente: LA PATRIA

Las corridas de toros son consideradas como “arte” en países como España, una tradición que se heredó en Bolivia y se mantiene en algunas poblaciones como Toledo, sin embargo se puede decir que es una práctica inhumana por las torturas a que someten a los animales.

Lo que parece un acto de valentía de parte del torero y algunas veces se ve que el toro embiste contra la humanidad de éste dejándoles heridas y a veces lo mata.

Sin embargo, eso no es nada comparado con el sufrimiento a que se somete a los toros. Para empezar se tiene a los animales encerrados en un lugar estrecho y oscuro durante mucho tiempo, por lo que al salir de ese cubículo los animales se sienten desorientados y asustados.

El toro es maltratado antes de salir a la arena donde enfrentará al torero, ya está debilitado y herido, si embiste es porque quiere salir huyendo, pero para seguridad del novillero está el lancero, quien clava en el lomo del mamífero una lanza destrozando partes del cuerpo de éste. El caballo que monta el lancero está cubierto, para protegerlo, aunque la realidad, según personas que lo vieron de cerca, es que se lo cubre porque tiene heridas y cuando el toro embiste y lo lastima más aumenta el dramatismo de la corrida, por lo que se hace más emocionante para el público.

Las banderillas provocan heridas en el toro, el vacuno se desangra poco a poco y se debilita, cada estocada hace que el animal comience a botar sangre por la boca, muchas veces muere ahogado en ese rojo líquido.

Por si fuera poco, se clava en el cuerpo del bovino una espada que lastima órganos vitales, pero el animal es fuerte y se niega a morir, débil y maltrecho aún intenta levantarse, es lenta su agonía y mientras más sufre más disfruta el público, pues el torero en una muestra de “valentía” gesticula en actitud de desafío y bravura, no se toma en cuenta que el toro ya está demasiado débil y malherido para poder atacarlo.

Es así como una práctica que se considera “arte”, defendida por famosos como Mario Vargas Llosa, demuestra ser una forma de salvajismo y maltrato a los animales que debe cesar porque todos los seres vivos, por pequeños que sean o insignificantes que parezcan, deben ser respetados, más aún por seres “pensantes” como nos consideramos los humanos.

Fuente: LA PATRIA
Para tus amigos: