Loading...
Invitado


Jueves 24 de noviembre de 2022

Portada Principal
Ecológico Kiswara

Gastronomía Típica, y la ritualidad de la Thayacha en Qhochi Piakala

24 nov 2022

Por: Marcos Flores Chávez

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Colectivo Wasi Pacha

Oruro cuenta con una variedad de gastronomía típica y tradicional, sobre todo en comunidades aledañas al lago Uru Uru, tal es el caso de algunas comunidades de la cuenca baja del río Desaguadero (sur del lago), como Qhochi Piakala.

Mañana soleada, y nubes temporales, y una brisa que sopla en la pampa, donde casitas en forma de horno circular, denominados ??Phutukus?, o las otras que tienen un techo de forma piramidal, llamados ??T??uqras?, son construcciones hechas con ch??ampas (tepes), que aún permanecen desde la ancestralidad en algunos lugares de la comunidad dispersa de Piakala, en algunos casos, rodeados de Totora, verde en época de las lluvias, y amarillo en la época seca, acompañados de la fauna silvestre de aves exuberantes como las taracas, patos, waqhos, wayllatas, imanas, ashawas, chhuwas, kalpos, q??ayti kaytis, chawaras, pariwanas, a las riveras del río; o en las pampas tener a los q??ita quwis (conejos silvestres), tuhus (topos), el atuq (zorro andino), el qosqo (buho); aves como el liqi liqi, yaka yaka, ch??iqta, alqhamari, entre algunos, son los acompañantes permanentes en toda esta región.

Día propicio para conocer y degustar de la gastronomía típica de la región, en particular las ??Thayachas? hechas a base de pito de cañahua y/o quinua y leche de oveja, uno de los manjares de la comunidad, que son helados artesanales y naturales que se elabora en época de invierno, sobre todo en ocasiones especiales relacionados con el santoral católico, como el día del Espíritu Santo, San Juan, y Corpus Christi, menciona don Ángel Flores, comunario de Piakala.

Don Ángel nos cuenta que la ritualidad en relación a la thayacha en San Juan, es algo peculiar en la zona, ya que comienza con la elaboración del pito de la quinua o la cañahua, los cuales antiguamente, se molía en las qhunas (qhonas, castellanizado), que son moledoras planas de piedra, un trabajo muy agotador, pero que daba la satisfacción de tener un delicioso pito.

Ya horas antes de San Juan, en la noche del 23 de junio, antes de la fogata tradicional, se elabora la thayacha, al cual con las manos se le da forma como una especie de chorizos cortos, los que uno a uno se van colocando en las walayas (canastas planas) y/o qhillas (especie de canastas muy planas hecho de paja); una vez llenas las walayas o qhillas, conjuntamente las bateas plana hecha de lata de alcohol, donde se coloca la leche preparada, se los pone en la parte alta o techos de la casa, para que el frío del altiplano, los congele durante la noche.

Una vez hecha esta faena, se entrelaza la alegría alrededor de la fogata de k??amachi (guano asentado de oveja), y entre cantos y bailes, amanecer en la noche más fría del año,

Ya muy temprano en la mañana, entre los que aún siguen de pie y los que van despertando, al grito de ¡San Juan, San Juan!, con un vaso de agua, se va echando a los presentes, como una especie de bautizo simbólico, esto en honor a San Juan Bautista. Además, que este día, es dedicado a la oveja, a quienes se les hecha mixtura y confites (el día dedicado a las llamas es en Espíritu Santo, a quienes se les hace la q??illpa o se les pone aretes como adorno en su día), y a su vez, algunas de las thayachas, son en forma de ovejas.

Luego de haberse mojado con algo de agua, reunidos entre toda la familia y los vecinos más cercanos que acompañan, se come la típica y tradicional thayacha, que se sirve en t??uru phukus (platos de barro), y degustarlos a la luz del sol alrededor del patio o canchones.

Ya a mediodía, se degusta la tradicional wathia, un asado de cordero con papa, ocas, que también suele ser acompañado de q??ispiñas. Toda una ritualidad en torno a la deliciosa ??Thayacha?.

Doña Benita Callizaya, complementa que, antiguamente, también se hacía thayacha de oca y/o beterraga, los cuales se los amasaba y se lo ponía de manera plana en los bateones planos de latas de alcohol, y al día siguiente partirlos con cuchillo en forma de cuadrados, y así degustar de estas delicias invernales del altiplano.

Esta gastronomía, solo es parte de la diversidad culinaria de la comunidad; entre lo que también se puede mencionar está, la p??asankalla de quinua (tostado menudo de color blanco); el asado de q??ita quwi (conejo silvestre, que solo aparece y se degusta en época de invierno), que suele ser acompañado de la rica q??ispiña o la phisara; la sat??iña, con algún ahogadito de carne de cordero u otro; el ??phari?, que es la sangre cocida, que se acompaña de chuño y/o phisara; las ch??unchulitas asadas, acompañados de papa; la muq??una, que casi siempre se lo prepara conjuntamente la q??ispiña, que es como una especie de relleno, pero en este caso es de quinua. También se tiene el q??alaphari, la lawa con piedra, que se comía al amanecer del ??Chhay?. El ??Chhay?, es la ritualidad de la pisa de la quinua, en las noches de luna llena, pero esto es para el relato en otro momento.

No podía faltar el ch??arki kanka (asado de carne deshidratada), y degustarlo con chuño y papa; o el ??mulu mulu?, que es la phisara mezclada con pito de quinua o cañahua (aditamentado con un poco de azúcar), especialmente con este último, que su sabor es como si fuera granos de chocolate.

Esta pequeña muestra vivencial y gastronómica, se pudo conocer con la visita con algunos voluntarios del colectivo Wasi Pacha, en el marco del Proyecto ??Q??uncha Ancestral?, que la Fundación Semilla va apoyando, con la revalorización de nuestra identidad cultural.

Qhochi Piakala, se encuentra en la cuenca baja del río Desaguadero, la conexión entre los lagos Uru Uru y Poopó, con una herencia ancestral Uru, donde sus habitantes, en su gran mayoría (que son muy pocos) son personas de la tercera edad, una cultura que está punto de perderse; cuyo paisaje en épocas de lluvia y hasta mediados de año, es un paraíso escondido, río de aguas claras con todo un manto de totoras, que hacen del paisaje, un rincón especial y maravilloso, que da gusto conocerlo, y es una muestra del paisaje y la cultura maravillosa de nuestro departamento, que aún pervive.

Para tus amigos: