Loading...
Invitado


Sábado 14 de mayo de 2022

Portada Principal


Revista Tu Espacio

COACHING

No supongas nada

14 may 2022

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Este es uno de los cuatro acuerdos de los toltecas, y nos ayuda a mejorar nuestras relaciones con los demás, porque tendemos a suponer y enredarlo todo ya que en nuestra mente hemos hecho y deshecho sin saber lo que los demás piensan o quieren.

A eso se le llama también susceptibilidad, en la mente nos preguntamos cosas en lugar de preguntarles a los demás y suponemos cuáles serán sus respuestas, a veces hasta nos enojamos suponiendo que los otros nos odian, en lugar de ir y consultarle el porqué se comporta de cierta manera.

Muchas veces uno se aparta suponiendo que su presencia no es agradable, cuando los demás están esperando que se acerque y se una al grupo, que participe, pero unos suponen que por alguna razón no quiere acercarse y el otro considera que se lo rechaza, al fina a ninguno se le ocurre hablar y solucionarlo.

La única solución que hay en este caso es preguntar, si el que se aparta pregunta si su presencia en un grupo les agrada o no a los componentes, sabrá la verdad y decidirá si acercarse o no y los otros también resolverán sus dudas preguntando, esa es una clave de la buena comunicación.

Otra cosa que se suele suponer es que las preguntas les molestan a los demás y por eso uno tiende a quedarse callado, pero es ese silencio el que más bien ocasiona problemas porque se rompe la comunicación, nos quedamos la suposición en lugar de confirmar lo que ocurre.

Las suposiciones son bastante dañinas en las relaciones de pareja sobre todo, veamos un ejemplo que aparece en el libro de Los Cuatro Acuerdos:

“Decides casarte y supones que tu pareja ve el

matrimonio de la misma manera que tú. Después, al vivir juntos, descubres que no es así. Esto crea muchos conflictos; sin embargo, no intentas clarificar tus sentimientos sobre el matrimonio. El marido regresa a casa del trabajo. La mujer está furiosa y el marido no sabe por qué. Quizá sea porque la mujer hizo una suposición. No le dice a su marido lo que quiere porque supone que él la conoce tan bien que ya lo sabe, como si pudiese leer su mente. Se disgusta porque él no satisface sus expectativas.”

La mayoría de las veces, hacemos nuestras suposiciones con gran rapidez y de una manera inconsciente, porque hemos establecido acuerdos para comunicarnos de esta forma. Hemos acordado que hacer preguntas es peligroso, y que la gente que nos ama debería saber qué queremos o cómo nos sentimos, pero no nos damos cuenta que el suponer rompe la comunicación en lugar de facilitarla.

Lo peor es que cuando creemos algo, suponemos que tenemos razón y somos capaces de defender nuestro punto de vista hasta llegar a destruir nuestras relaciones con los demás, sean de amistad, de hermandad, filiales o de pareja.

No debemos esperar que los demás sean como nosotros queremos que sean, sino que debemos aceptar su forma de ser y absolver nuestras dudas respecto a lo que sienten o piensan siempre preguntando.

Espero haberte ayudado, nos encontramos la próxima semana a través de este mismo medio.

(*) Es Coach diplomada en Coaching Femenino, Coaching Ontológico, certificada en Bienestar Emocional, PNL y Liderazgo Femenino

diplomada en Animación a la Lectura

Cel. 76141388

Para tus amigos: