Loading...
Invitado


Domingo 22 de abril de 2012

Portada Principal


Revista Dominical

El libro, fuente de inspiración

22 abr 2012

Fuente: La Patria

Por: Marlene Durán Zuleta - Licenciada en Comunicación Social - Poeta, escritora y compositora

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

El libro es la memoria de la humanidad, en ella está la historia y la cultura que habita en la sociedad. A través de los escritos conocemos e identificamos la valía de interpretaciones, donde los valores siempre han de repercutir en la vida. Existen nítidos ejemplos en los que podemos celebrar el acierto con que exhortan algunos mentores a sus alumnos.

Después del incendio de la Biblioteca de Alejandría, se logró recobrar algunas obras, hoy los libros se han multiplicado con un sinfín de títulos, clasificados y catalogados por especialidades, desde las matemáticas, hasta el lenguaje y comunicación.

Si la orientación que se da a cada persona, sobre la importancia y relevancia de leer, tuviera la meditación y la fortaleza de aceptar que la lectura completa el conocimiento, estoy segura que contribuiría para que niños, jóvenes y personas mayores, aumenten su vocabulario y gocen de la lectura vital.

Los libros con nominaciones sugerentes de historias, bibliotecas o manuales, son ricos en lectura, es decir el libro de ayer, hoy y mañana siempre ha de ser la herramienta de trabajo. En este tiempo de cambios, nos aproximamos a recuperar para conservar algunas identidades que se han ido diluyendo con el tiempo. Sin embargo, la escritura con signos o el quipus, nudos que recordamos cuando los profesores nos enseñaron en la infancia, es ejercicio imprescindible para comprender a las páginas y prolongar las letras, rememorar que el conocimiento no culmina con haber leído, al contrario es seguir en el camino ilimitado de la dulce y apacible lectura, porque la escritura nos recuerda a las tablas, los papiros, el libro siempre será el medio de comunicación.

Grandes titulares como el artículo del L’Espresso de Umberto Eco, señala: “Reportes sobre la muerte del libro”, refiriéndose a las nuevas tecnologías de la digitalización, esta manera de innovar la lectura y la larga lista de títulos y autores tiene un mensaje “…Quizá tenemos una diarquía: leer en papel y leer en pantallas, lo cual, con acceso suficiente, podría llevar a un incremento astronómico en el número de gente que aprende a leer. Y eso, ciertamente, es progreso”.

No me perturba tantos pronunciamientos sobre el anticipo del languidecimiento de los textos, al contrario de otra noticia: “Mexicanos rescatan más de 5.000 títulos en un nuevo remate de libros”, son obras que no se vendieron y se quedaron en los anaqueles de las librerías. La oferta va desde 3.00 pesos, si no es adquirida terminará siendo triturada para quedar en blanco y volver a llenarse con tinta cargada de hazañas, batallas e historias, otra vez curiosamente convertida en una admirable impresión de lectura.

En Bolivia, se realizan ferias del libro, local, nacional e internacional. La Cámara Departamental del Libro de la ciudad de La Paz, inauguró la Primera Feria para niños y jóvenes, con motivo del Día del Niño. En Oruro para festejar el Día del Libro el domingo 15 de abril, aproximándonos al 23, como homenaje a Miguel de Cervantes y Saavedra, Shakespeare y el Inca Garcilaso de La Vega, en la explanada del Socavón, la Unión Nacional de Poetas y Escritores con la colaboración de Clubes del Libro, celebró este gran acontecimiento con la exposición y venta de libros infantiles y juveniles.

Adquirir un texto, es oportunidad de todos. El libro “es patrimonio de toda la humanidad”, quien no lee, se hunde en el desconocimiento y pierde la oportunidad de la cultura. El lector elije el texto de su preferencia. En las obras encontramos bibliografías de grandes autores, artes escénicas que han de servir en el teatro como estímulo a las obras y a sus autores. Los poemas épicos nos hacen sentir a no negar ni olvidar jamás nuestro suelo. El libro necesita ser ilustrado para niños, y los grandes disfrutamos de las caricaturas, de cada episodio. El libro es parte de nosotros, de alguna manera nos identificamos y nos desbordamos en el gozo de leer una y otra vez, desde los programas de un acto académico cuya impresión nos lleva una y otra vez a verificar el avance del guión.

Para el 23 de abril, la Asociación de Bibliotecarios de Oruro presidida por el señor Fernando Sandalio, en el salón de actos “Alberto Guerra Gutiérrez” de la Casa de Cultura y Museo “Simón I. Patiño” dependiente de la UTO rendirá un homenaje a esta importante fecha, porque el libro es insustituible, es “instrumento de cultura y expresión del hombre en libertad”.

Celebro la dinámica de estos encuentros de lectura, creemos que cuando visitamos las páginas de un libro, sentimos el olor característico del papel, la tinta que corre y recorre cada palabra, del párrafo, el texto mismo. La obra elegida nos invita al reposo, a concentrarnos en ese remanso de armonía, intentamos llegar hasta el autor para compartir el género literario con que fue escrito.

El libro es perpetuo en el sentido de que siempre tendrá vida, es herramienta de trabajo para el que enseña, el que aprende, el bibliófilo. Tiene la lectura completa de la palabra, asume en el libro de Juan, los versos más bellos y profundos y se ha escrito en torno a él, los géneros literarios, hasta en los escritos con signos, claves, fórmulas, se ha ilustrado en todo tamaño de papel sobre la necesidad de que este precioso material debe ser explotado: leyendo en silencio o en voz alta. “Si buscáis modelos de la poesía lírica, ¿qué lira habrá comparada con el arpa de David, el amigo de Dios, el que ponía el oído a las suavísimas consonancias y a los dulcísimos cantos de las arpas angelicales o con el arpa de Salomón, el rey sabio y felicísimo, que puso la sabiduría en sentencias y en proverbios, y acabó por llamar vanidad a la sabiduría; que cantó al amor y sus regalados dejos, y sus elocuentes delirios? Si buscáis modelos de la poesía bucólica, ¿en dónde los hallaréis tan frescos y tan puros como en la bíblica del patriarcado, cuando la mujer, la fuente y la flor eran amigas, porque todas juntas y cada una de por sí eran el símbolo de la primitiva sencillez y de la cándida inocencia? ¿Dónde hallaréis sino allí los sentimientos limpios y castos y el encendido pudor de los esposos y la misteriosa fragancia de las familias patriarcales?

El afamado escritor Donoso Cortés, habla de un libro que al mencionarlo despierta respeto y amor. Todos han oído hablar de él, quienes tenemos en nuestra cabecera, el tesoro mayor, la Biblia: “Libro prodigioso aquel, en el que el género humano comenzó a leer, los días y todas las horas aún no ha acabado su lectura. Libro prodigioso aquel, que lo ve todo y que lo sabe todo, que sabe los pensamientos que se levantan en el corazón del hombre, y los que están presentes en la mente de Dios, que ve lo que pasa en los abismos del mar, y lo que sucede en los abismos de la tierra; que es donde se encierran y atesoran todos los tesoros de la cuenta y predice todas las catástrofes de las gentes, y misericordia, todos los tesoros de la justicia y todos los tesoros de la venganza. Libro, en fin, que cuando los cielos se replieguen sobre sí mismos como un abanico gigantesco, y cuando la tierra padezca desmayos y el sol recoja su luz y se apaguen las estrellas, permanecerán él sólo con Dios, porque es eterna su palabra resonando eternamente en las almas”.

El libro y la lectura deben ser considerados como parte de nuestro conocimiento de ser ilustrados. Obra notable que abre sus páginas para comprometernos ante esa fuente inagotable de saberes, en el tránsito de la vida.

Bibliografía

ÁNGELES CABALLERO, César. La lectura Vital

Fuente: La Patria
Para tus amigos: