Loading...
Invitado


Lunes 17 de mayo de 2021

Portada Principal


Lunes 17 de mayo de 2021
ver hoy
Oruro supera los 16 mil contagios de Covid-19
Pág 2 
Covid-19: Bolivia suma 1.051 nuevos casos positivos
Pág 2 
Región Militar N° 2 entregó libretas de servicio auxiliar a discapacitados en Caracollo
Pág 3 
Vacunas y generador de oxígeno: tareas que el COED encomendó a la Gobernación
Pág 3 
Comunidad Lgbti realiza un plantón exigiendo políticas inmediatas de atención al Covid-19
Pág 3 
La más bella del universo es mexicana
Pág 4 
La premisa: Desarticular el Tribunal de Sentencia 2
Fiscalía busca renuncia de jueces para “tapar” casos de narcotráfico
Pág 4 
Se alistan diferentes actividades para conmemorar 20 años de la declaratoria
Pág 5 
Epidemiología recomienda a la población mayor de 50 años acudir a la vacunación
Pág 5 
Arranca hoy la vacunación masiva contra el Covid-19 en Oruro
Pág 5 
Editorial
Concursos de belleza y su trasfondo
Pág 6 
[email protected]
El superestado del futbol
Pág 6 
Picadas
Pág 6 
Artistas se unen en una exposición colectiva en la Casa “Simón I. Patiño”
Pág 7 
Gustavo Torrico destaca en concursos y olimpiadas científicas internacionales
Pág 7 
COMUNICADO SeLA – ORURO
Pág 7 
SALUTACIÓN LA SALLE
Pág 8 
Editorial y opiniones

[email protected]

El superestado del futbol

17 may 2021

Por: Arturo Yáñez Cortes

A causa de una acción de amparo constitucional presentada por un dirigente de la Federación Boliviana de Fútbol sobre cuestiones relativas a la Presidencia de esa entidad, se ha desatado una interesante polémica respecto del poder que el mundo organizativo del fútbol (FIFA / CONMEBOL) pretende sobre los estados nacionales, sus normas y sistemas jurídicos. De acuerdo con las normas internas de aquellas organizaciones, amenazadas de aplicarnos según el último comunicado de la CONMEBOL, por “obligaciones administrativas”, la verde y sus clubes podrían ser eliminados de sus competiciones -roja, directa-, de persistir el trámite de esa acción.

Soy futbolero, aunque tengo una pizca de sentido común para diferenciar ese hermoso deporte de la mafia que lo tiene cautivo, precisamente desde sus entornos directivos, lo que me lleva cuestionar: ¿Hasta dónde puede alcanzar el poder de esas entidades –privadas- frente a los estados nacionales? ¿Acaso sus ciudadanos no tienen derecho a pedir tutela en sus tribuales frente a sus actuaciones? ¿Es que pretenden constituirse de facto en superestados cuyas Constituciones y Leyes, no les alcanzan? Cualquier estudiante no muy avispado del vestibular de Derecho, sabe perfectamente que cualquier pacto así sea de orden privado, no puede prevalecer frente a la normativa interna de cualquier país, peor si es de orden Constitucional.

No interesa aquí ingresar al mérito o no de ese amparo que entiendo, además obedece a las eternas pugnas de poder –por plata- que han prostituido al mediocre fútbol boliviano, al extremo que sigue festejando sus únicas glorias logradas el siglo pasado, frente a la cruda realidad de los sistemáticos papelones que hacen sus equipos –goleadas, en contra- incluyendo algunos desubicados que hablan de “grandes”.

Empero, sostengo que las amenazas de aquellas organizaciones prácticamente mafiosas –les recomiendo las investigaciones de Andrew Jennings, por ejemplo “La caída del imperio”; Aguilar – Alfaguara, Bs. As. 2015, entre muchas otras- revelan el desorbitado poder con que deliran esos entes, al extremo de pretender situarse hasta por encima de los estados, sus leyes y estructuras institucionales.

Desde lo constitucional, esa postura es sencillamente insostenible. Para empezar, todos los ciudadanos tenemos derecho a pedir tutela judicial efectiva y oportuna ante nuestros tribunales de justicia nacionales, frente a acciones u omisiones que consideren lesivas contra sus derechos y garantías (que tengan o no mérito, es otra cosa). Para ello, la acción per se es la de amparo constitucional precisamente franqueada para tales supuestos. Además, nuestra CPE contiene un principio universal por el que todas las personas somos iguales ante la ley, lo que significa que tanto personas físicas de carne y hueso, como las jurídicas –FIFA, CONMEBOL, etc.- deben recibir igual trato y, eventualmente, someterse a la administración de justicia, sea como demandantes o demandados.

Para que todo eso pueda efectivamente funcionar y no quede sólo en el papel; plasmando todas esas declaraciones y como no podía ser de otra manera, la misma CPE es clarísima al ordenar: “Todas las personas, naturales y jurídicas, así como los órganos públicos, funciones públicas e instituciones, se encuentran sometidas a la presente Constitución”, siendo ella la norma suprema del ordenamiento jurídico de cualquier país, incluyendo el nuestro.

Así el estado del arte de las normas aplicables, más allá que esa acción de amparo tenga o no mérito y sus circunstancias, incluyendo aquellas pugnas y sus reales causas que las huelo obscuras, la postura de la FIFA / CONMEBOL por muy poderosa que lo sea y recursos económicos que maneje (a su antojo, además) constituye una afrenta al estado de Derecho cuando precisamente éste implica que nadie, absolutamente nadie, puede situarse por encima de la CPE y las leyes de cualesquier país, al extremo grotesco de amenazar sacar la tarjeta roja a sus miembros, por el “pecado” de impetrar tutela ante sus tribunales de justicia para que se expidan sobre el mérito o no de sus pretensiones jurídicas. Nadie puede substraerse de la justicia y peor amenazar con la roja directa. “Cualquier sistema que permita a alguna persona ejercer un poder desenfrenado sobre otros, es una invitación abierta al abuso”. Thomas SOWELL

Para tus amigos: