Loading...
Invitado


Viernes 07 de mayo de 2021

Portada Principal


Perspectiva Minera

Aún no emerge ningún proyecto factible para reactivar la minería

07 may 2021

- A un mes de marcar media gestión, no se avizora ninguna novedad que permita alentar una reestructuración de la alicaída minería nacional - En el caso del litio, de manera excepcional buscan retomar el proyecto - La importante empresa suiza Glencore quiere dejar las minas bolivianas

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

Estos detalles que enumeramos en los subtítulos superiores, nos muestran con mucha claridad la situación real por la que atraviesa nuestra minería, con serios riesgos de complicarse mucho más, si no se definen políticas de “salvataje”, como señalan algunos expertos del sector que observan las dificultades de orden financiero, especialmente y que son las de mayor complejidad para una solución, por lo menos parcial del sector.

El tiempo avanza inexorable y propiamente en los primeros cuatro meses de la gestión en curso, no surgió ninguna alternativa del frente oficial para encarar la reestructuración del “aparato minero” nacional, afectado por serios problemas que tienen que ver con sus condiciones de “sobrevivencia” estructural que en el actual periodo requiere de un importante apoyo financiero.

Justamente el de mayor complejidad en la presente circunstancia, minería y capital de operaciones, cuando la economía nacional está “jalonada” en varias direcciones y en todos los casos en pos de recursos económicos que posibiliten reencaminar proyectos paralizados por las condiciones socio políticas que predominan en diversos sectores, como el caso de la minería y sus dificultades de sostenibilidad.

Necesidades especiales

El sector de la minería, por sus características especiales en nuestro medio y según coinciden emprendedores del sector, en el caso de privados, el asunto se torna muy delicado, pues la minería, requiere, fuerte inversión, suficiente tiempo de operaciones en varias etapas, antes de ingresar a su fase de rendimiento productivo, que en algunas instancias se ve alterado por acciones extra sectoriales, igualmente perjudiciales, como avasallamientos en propiedades mineras y suspensión de labores por falta de garantías.

Un destacado profesional del ramo minero, puntualizó recientemente: “La minería debe manejarse técnicamente, con adecuado soporte económico y total ausencia de política”. Algo que en nuestro medio parece no entenderse, según los expertos.

Minas en oferta

Pocos días atrás, ejecutivos de la internacional Glencore, empresa suiza que opera en nuestro país con las subsidiarias Sinchi Wayra e Illapa, trabajando en la mina Bolívar produciendo zinc, concentrados de plomo y plata, además del distrito de Porco en el que se obtiene zinc, plomo y estaño, actividad que se desarrolla desde el 2013, cuando la suiza Glencore suscribió un contrato con la Comibol, para realizar trabajos de prospección, exploración, explotación y la comercialización de minerales obtenidos, bajo condiciones especiales y con una invariable participación de la estatal minera boliviana, que tal parece tendrá que confrontar algunos problemas, debido a la posición de la capitalista que ha decidido retirar su participación, dentro de una política que además se cumplirá en otros países, como el Perú y Argentina donde hay minas que son trabajadas bajo regulaciones de la Glencore, que anticipó su retiro empresarial.

Por lo visto el problema de la minería tradicional se extiende a países vecinos en los que también han declinado las operaciones y por tanto cierto nivel de “participación en minería mediana” no resulta rentable para la proyección de la Glencore, que seguirá trabajando en la zona minera suramericana, pero lo hará sólo en proyectos de alta inversión y desarrollo minero como varios proyectos en Perú, Argentina y Chile. Minas “chicas” como las que operan en Bolivia y otras del mismo nivel en países vecinos, serán transferidas a capitalistas de mediano servicio.

De cumplirse el anunciado retiro de Glencore de la actividad minera en el país, el problema será la ausencia de una experimentada comercializadora de concentrados mineros y metálicos que tiene un mercado asegurado, muy difícil de ser reemplazado en la actual situación.

Las consecuencias de cierto “favoritismo político” que obligó al uso de fondos de operación de la metalúrgica de Vinto y que no son aún repuestos para permitir una tarea regular en las principales minas, constituye una muestra de la injerencia política en el rubro productivo más importante del país. Seguramente se extremarán recursos legales y conciliatorios para evitar el retiro de Glencor que después de la empresa San Cristóbal, es la segunda productora de zinc en nuestro país, tomando en cuenta la importancia que tiene este mineral, corresponde no alterar su tratamiento.

El tema del litio

Se trata de dar nuevamente movimiento a la producción de litio, aunque se sabe que de manera directa es imposible obtener este material estratégico, pero es interesante saber que la empresa Yacimientos de Litio Boliviano (YLB), está tratando de retomar el proyecto de su industrialización, lanzando una convocatoria internacional a empresas que tengan las condiciones tecnológicas necesarias para la extracción directa del litio (EDL), un proceso innovado que facilitaría la explotación de ésta riqueza estratégica, presente en los salares de Uyuni y Coipasa.

Tres empresas participaron en un seminario nacional, para mostrar sus avances en el proceso de extracción directa del litio. Se trata de una rusa, otra norteamericana y una china que definirán sus propuestas, lo que significaría, en cualquier caso, un salto tecnológico para reducción de costos y tiempo en materia de operabilidad, aspectos que alentarían el proyecto boliviano de producir carbonato de litio. Un tema que debe ser resuelto en función del interés nacional.

Medios. Agencias.

Para tus amigos: