Loading...
Invitado


Jueves 08 de abril de 2021

Portada Principal


Jueves 08 de abril de 2021
ver hoy
Oruro registra 44 casos de Covid-19 y descarta 306
Pág 2 
Bolivia suma 1.076 casos de Covid-19
Pág 2 
En Sora
Comunarios alegres por campaña, pero aún demandan atención de autoridades
Pág 3 
Sintrauto marcha en apoyo a sus compañeros de Pando y El Alto
Pág 3 
TERCERA CONVOCATORIA ASAMBLEA EXTRAORDINARIA - CAO
Pág 3 
Comunicado BNB
Pág 3 
Al promover limpieza en alrededores del lago
Francés Dessard se convierte en un ejemplo para orureños
Pág 4 
Campaña de limpieza “bajo el lente” de la prensa internacional
Pág 4 
En el primer día de limpieza
El lago Uru Uru se llena con esperanza de vida
Pág 5 
Comunicado BNB
Pág 5 
Editorial
Los virus mortales
Pág 6 
BUSCANDO LA VERDAD
¿Cómo estamos? ¿Cómo vamos?
Pág 6 
Picadas
Pág 6 
Elenco Carpediem rinde homenaje a niños trabajadores con su cortometraje “Junto a mí”
Pág 7 
Hoy en el Salón “Valerio Calles”
Pamela Chávez presenta “Una cita con el cielo y la tierra”, exposición dedicada a su padre
Pág 7 
Comunicado BNB
Pág 7 
“EL PROGRESO” RESULTADOS DE LA LICITACIÓN PÚBLICA PARA CONTRATACIÓN DEL SEGURO COLECTIVO DE DESGRAVAMEN HIPOTECARIO
Pág 7 
PAI amplía puntos de vacunación, ahora también en el Oruro Ottawa
Pág 8 
CNS inicia vacunación en el área rural a adultos mayores
Pág 8 
Editorial y opiniones

Editorial

Los virus mortales

08 abr 2021

En ambos casos la respuesta es la educación. Tratándose del coronavirus, no podemos confiarnos sólo en las vacunas, se debe continuar con los protocolos de bioseguridad, sobre todo usar barbijo y procurar el distanciamiento social. En cuanto a la violencia, si educamos a las personas desde que son niños, en valores, en especial en el respeto a los demás por el simple hecho de ser humanos, puede que logremos erradicar el otro virus mortal, la violencia

Bolivia comenzó a soportar la pandemia del coronavirus desde marzo del año 2020, a la fecha hay más de 12.366 fallecidos, por causa del mortal virus que no da tregua a los ciudadanos que en la actualidad están pasando una segunda ola de contagios y ya son más de 276 mil personas que padecen la enfermedad.

Mientras esto ocurre con el Covid-19, otro virus mortal se extiende en el país, con víctimas mortales, menos en Tarija, se trata de la violencia intrafamiliar que ha cobrado la vida de 33 víctimas femeninas, mientras las cifras de los casos de violencia reportados pasan los 11 mil.

Los ciudadanos cifran sus esperanzas en las diferentes vacunas contra el Covid-19 que diferentes países han desarrollado para superar la enfermedad, en Bolivia se han vacunado más de 300 mil personas y se prevé que lo hagan cerca del millón, ya que las dosis fueron compradas en los primeros meses de este año.

Pero el otro virus al parecer no tiene vacuna, pues se creó la Ley 348 Para Garantizar una Vida Libre de Violencia, sin embargo son 33 mujeres a las que la norma no pudo garantizarles nada, y en especial indignó el caso de Wilma Flores, una mujer separada de su marido que no se resignaba a perderla y la perseguía a todas partes, ella sentó dos denuncias de violencia contra ese hombre que terminó asesinándola a plena luz del día en un supermercado de Santa Cruz de la Sierra, y las cámaras de seguridad registraron el hecho, donde se ve que nadie hizo nada para ayudarla, al contrario, la gente que estaba por las inmediaciones salió escapando.

En sus primeros días en el Gobierno, el ministro de Justicia anunció una reforma a la Justicia y a las leyes, entre ellas la 348 para que realmente sea efectiva y garantice algo de seguridad a las mujeres para que vivan libres de violencia, pero luego se enfrascó en cuestiones políticas y olvidó trabajar en las mejoras a ésa y otras normas.

Sin embargo, como señala el dicho “no hay peor carrera que la que no se corre”, y si la ley no se cumple en las instancias llamadas a hacerlo, como la Policía, la Fiscalía y el sistema judicial, están en vano porque no cumplen su cometido, por lo tanto, por más que se endurezcan las sanciones y castigos no cambiará el panorama para las mujeres bolivianas.

Algunos países suspendieron la utilización de la vacuna AstraZeneca, porque al parecer se relaciona con los coágulos en la sangre, que pueden empeorar la situación de las personas que padecen el coronavirus, y los científicos no paran de investigar si eso es así, para corregir el error o suspender la vacuna.

En cuestión de justicia, quizás el cumplimiento de las leyes logre garantizar a las mujeres una vida de violencia, o quizás el camino es otro y al igual que los médicos y científicos continúan investigando para dar certeza sobre las vacunas y la cura a la enfermedad, se tendría que analizar las posibilidades para mejorar las leyes o la educación, de manera que se logre realmente reducir las cifras de violencia contra las mujeres y niños.

En ambos casos la respuesta es la educación. Tratándose del coronavirus, no podemos confiarnos sólo en las vacunas, se debe continuar con los protocolos de bioseguridad, sobre todo usar barbijo y procurar el distanciamiento social. En cuanto a la violencia, si educamos a las personas desde que son niños, en valores, en especial en el respeto a los demás por el simple hecho de ser humanos, puede que logremos erradicar el otro virus mortal, la violencia.

Para tus amigos: