Loading...
Obsequio por cuarentena



Jueves 01 de octubre de 2020

Portada Principal




Jueves 01 de octubre de 2020
ver hoy
CUENTA REGRESIVA
Pág 1 
Con 12 nuevos casos
Oruro alcanza los 5.731 contagios de Covid-19
Pág 2 
Bolivia inicia octubre superando los 135 mil contagios por Covid-19
Pág 2 
Desde el 5 de octubre
Quirófano móvil del Cemzoor recorrerá diferentes zonas esterilizando mascotas
Pág 3 
Concurso sobre derechos humanos premia a 15 ganadores
Pág 3 
AIOC Salinas respalda labor del TEDO con firma de acuerdo
Pág 4 
Enfermeras del sistema público de salud piden nivelación salarial
Pág 4 
A partir de la fecha se modernizan las cédulas de identidad con código QR
Pág 4 
En la planta de YPFB Logística
Hallan al menos 15 mil litros de diésel escondidos en vagones
Pág 5 
Estabilidad laboral del personal de salud Covid-19 no depende del Hospital General
Pág 5 
EDITORIAL
En Oruro debemos plantar más árboles
Pág 6 
PICADAS
Pág 6 
Al borde del precipicio
Pág 6 
Jorge “Tuto” Quiroga
El MAS en 14 años ha sido explosivo en el gasto corriente
Pág 7 
Para PAN-BOL
Problemática del aborto debe ser definida por un Referéndum
Pág 7 
En Yacuiba
Arce plantea producir diésel boliviano en cinco años
Pág 7 
BONO JUANCITO PINTO
Pág 8 
Editorial y opiniones

Al borde del precipicio

01 oct 2020

Fuente: Por: Marcelo Ostria Trigo

En tiempos de elecciones, quien menciona que se avizoran tiempos difíciles, parece ser un agorero de la desesperanza. Esto, sin embargo, es lo que hay que aguardar en estos días de confrontación cerril entre los pretendientes a gobernar el país. El encono, ahora, cobra mayor notoriedad por la desgracia que nos agobia: la pandemia del coronavirus, todo agudizado por las carencias de un Estado interventor. Esto sucede precisamente ahora que las elecciones, programadas para octubre, si fueran oportunas –parecen no serlo–, podrían marcar una gran diferencia con el pasado populista para edificar una Nación verazmente democrática.

Sin embargo, en algunos casos se olvida que los pasados catorce años fueron ejemplo de lo que no se deber hacer cuando se gobierna un país; se derrochó los grandes ingresos fruto de una época excepcional y que para Bolivia pudieron servir para el despegue del desarrollo económico y social del país. Pese a esto, aún hay candidatos que añoran el régimen que dilapidó lo que obtenía el país y ahora, obstinados, afirman que pretenden reeditar ese modelo fracasado. Pero no es previsible que se repita la época de las “vacas gordas”, es decir los elevadísimos precios internacionales de los

productos que exporta Bolivia.

También habrá que tomar en cuenta que en los pasados catorce años se ha abandonado la sensatez y el respeto mutuo entre la mayoría y las minorías. Esto ya ocasiona que, junto con el caudillo desplazado que propone su retorno, haya otros políticos que, quizás sin advertirlo, se unen a la corriente que no concibe un Estado liberal que respete los derechos de sus ciudadanos y que asegure la vigencia de los valores democráticos y la institucionalidad republicana. Se proponen, en cambio, mantener un Estado interventor y agrandado.

No se repara en que el dirigismo, como el de Cuba, Venezuela, Nicaragua y lamentablemente ahora el de Argentina, sólo causa grandes crisis. No se advierte, entre las actuales opciones, el firme propósito de hacer un verdadero cambio; no el que lleva al colectivismo marxista, sino el que respeta los bienes, la vida, la integridad y el honor de los ciudadanos. Privatizar lo mal estatizado, es presentado como una opción de aprovechadores, cuando en realidad es una de las medidas para luchar contra la corrupción que tan frecuentemente crea el estatismo.

No es con ofertas incumplibles que se asegura el progreso. Pero las hay en anuncios preelectorales de caudillos iletrados y también de los pretendidamente ilustrados. Parece que esto causa descreimiento, y aumenta cada día el número de ciudadanos que no encuentran a quién votar responsablemente.

De seguir esta tendencia, no habrá una nueva etapa; es decir sin el estatismo que, por tantas décadas, sumió al país en dictaduras, gobiernos populistas y otros, sin tomar en cuenta lo que la sociedad reclama: libertad y sensatez.

Fuente: Por: Marcelo Ostria Trigo
Para tus amigos: