Loading...
Invitado


Miercoles 05 de agosto de 2020

Portada Principal
Miercoles 05 de agosto de 2020
ver hoy
Oruro supera los 600 pacientes recuperados por Covid-19
Pág 2 
Bolivia bate récord con 92 nuevos decesos por Covid-19
Pág 2 
Teletón tricolor arranca en Oruro
Pág 3 
Según Gobernador
Stock de oxígeno en el Hospital General podría durar sólo hasta hoy
Pág 3 
AVISOS P-3
Pág 3 
En el Hospital Obrero
Dirigente de la COD fallece por falta de oxígeno
Pág 4 
Usaron dinamitas
Bloqueadores causan serios daños en la carretera Oruro-Cochabamba
Pág 4 
En el Hospital Obrero “hacen milagros” para conseguir oxígeno
Pág 4 
Qué fue lo que causó la enorme explosión en el puerto de Beirut
Pág 5 
AVISOS P-5
Pág 5 
EDITORIAL
Niñez en peligro
Pág 6 
Los derechos humanos de las personas de la tercera edad en tiempos de pandemia
Pág 6 
PICADAS
Pág 6 
Municipio de Oruro pasará las fiestas patrias encapsulado y con rastrillaje
Pág 7 
Educación Especial en incertidumbre, no fueron contemplados en la norma para clausura escolar
Pág 7 
Detectan tráfico de migrantes haitianos, uno falleció en vía pública
Pág 7 
AVISOS P-8 GOBIERNO AUTÓNOMO MUNICIPAL DE ORURO
Pág 8 
Editorial y opiniones

Los derechos humanos de las personas de la tercera edad en tiempos de pandemia

05 ago 2020

Fuente: Por: Abg. Wendy Marcela Condori Llanos

En la actualidad se está viviendo tiempos de miedo y pánico a consecuencia de la pandemia generada por el covid-19, por lo que por parte de todos los Estados se está procediendo a tomar medidas políticas, jurídicas, restrictivas, y punitivas que de alguna manera están impactando a la sociedad en general, inclusive más a algunos sectores que a otros, un claro ejemplo de ello es el confinamiento al que nos vemos obligados a asumir que trae como efecto cascada la limitación de varios otros derechos y garantías fundamentales como el derecho al trabajo, el derecho al libre tránsito, algunos derechos políticos, el derecho al acceso a la justicia por la paralización y/o ralentización del funcionamiento de estrados judiciales. Esta suspensión del ejercicio de los derechos, libertades y garantías, debe respetar tres principios básicos como son el principio de igualdad, de proporcionalidad y de no discrecionalidad.

Es así que, el Covid-19 ha ido poniendo en evidencia y desnudando de forma despiadada las diferencias sociales que están enraizadas en nuestra sociedad boliviana, idealmente la mayor medida para evitar la expansión del virus debiera centrarse en el empoderamiento y la participación de la comunidad mediante el distanciamiento social y mayor higiene, sin embargo la realidad que atravesamos nos impide aplicarla por varios motivos entre ellos el hecho de que la mayoría de nuestra población vive concentrada en las ciudades, y su economía está en su mayoría basada en el comercio informal, la pobreza y la pobreza extrema en la que está sumida nuestro país, así como la falta de acceso al agua potable y la falta de viviendas con condiciones mínimas de habitabilidad.

Lo manifestado nos lleva a establecer que la gestión de la crisis de la salud debe enfocarse desde los derechos humanos ponderando la vida de todos y cada uno de los habitantes de nuestro país, y con mayor énfasis a los sectores más vulnerables que merecen mayor atención. Y es precisamente que en el presente artículo se hará énfasis en los derechos y garantías de las personas que pertenecen a la tercera edad ya que el Covid 19 presenta una amenaza más grave para su vida y salud siendo que este grupo de la población no está siendo considerado en la dimensión necesaria en el contexto de la pandemia del coronavirus, ya que según datos reales las personas mayores son el grupo poblacional con mayores tasas de mortalidad, de contagio y muertes. Es así que, la crisis generada por el coronavirus ha incrementado de forma peligrosa muchos de los desafíos a los que las personas de edad se han enfrentado siempre, tales como la discriminación basada en la edad avanzada, la ausencia de protección social y acceso a servicios de salud, la falta de autonomía y participación en la toma de decisiones, así como el riesgo de violencia, abandono y abuso.

Poco menos perceptibles, sin que por ello sean menos importantes, son los efectos secundarios más amplios de esta crisis como ser; la denegación de atención sanitaria para afecciones no relacionadas con el Covid-19, el abandono de los asilos y centros asistenciales, un aumento de la pobreza y el desempleo, las críticas consecuencias para el bienestar y la salud mental que se originan por el distanciamiento físico y el aislamiento social.

En consecuencia corresponde ampliamente que el Gobierno gestione decisiones en pro de las necesidades de los adultos mayores con el compromiso a su dignidad y el derecho a la salud, integrando de esta forma los derechos humanos de forma central en las medidas socio-económicas y respuestas que se van generando en la actualidad con fines a la recuperación de esta crisis sanitaria de la misma forma urge una mayor inversión en el seguro universal de salud y en un sistema de protección social, para mejorar el bienestar y capacidad de recuperación de todos, incluyendo a las personas de edad.

Sin duda, esta pandemia nos dejara varias enseñanzas, una de ellas es que una sociedad es tan fuerte como su miembro más débil, es por eso que es tarea de todos edificar un mundo más considerado, comprometido y atento a las necesidades de sus sectores más vulnerables y es en este momento que la palabra juntos toma relevancia porque no hay otra manera de salir adelante de esta crisis sanitaria, donde la salud de todos depende de la de cada uno de nuestros congéneres.

Fuente: Por: Abg. Wendy Marcela Condori Llanos
Para tus amigos: