Loading...
Invitado


Viernes 15 de noviembre de 2019

Portada Principal


Perspectiva Minera

Aprovechando la coyuntura:

Nuevas autoridades expertas en minería deben generar su verdadera reactivación

15 nov 2019

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

La coyuntura que vive el país, debido al "zafarrancho" político que se presentó y alteró por muchos días la actividad productiva del país, incluyendo la minería, según los analistas abre una posibilidad de renovar los principales cargos de la administración minera nacional partiendo de la renuncia irrevocable del ministro de minería César Navarro.

Ese alto funcionario de Estado que ocupó por un periodo importante el ministerio de minería, justificó su renuncia ante los hechos de violencia que desataron ciertas corrientes políticas atentando contra la seguridad de su familia y su hogar. Se justifica la decisión y por lo mismo, designar a un nuevo ministro del ramo es una imperiosa necesidad.

Se entiende que respondiendo a la convocatoria de la Presidenta en ejercicio, todos los funcionarios con cierto rango en el aparato estatal deben poner sus cargos a disposición, lo que también significa una posibilidad (que no se daba), para renovar personal en los niveles jerárquicos por ejemplo de la Comibol, donde se requiere un profesional de la materia, con interés en reactivar la minería, partiendo de reorganizar y alivianar el pesado equipo administrativo de la estatal minera. En el ministerio, naturalmente que la cabeza debe ser la de un experimentado profesional de la rama minero metalúrgica, los vice ministros con experiencia demostrada en la actividad minera.

Se entiende que respondiendo a la convocatoria de la Presidenta en ejercicio, todos los funcionarios con cierto rango en el aparato estatal deben poner sus cargos a disposición, lo que también significa una posibilidad (que no se daba), para renovar personal en los niveles jerárquicos por ejemplo de la Comibol, donde se requiere un profesional de la materia, con interés en reactivar la minería, partiendo de reorganizar y alivianar el pesado equipo administrativo de la estatal minera. En el ministerio, naturalmente que la cabeza debe ser la de un experimentado profesional de la rama minero metalúrgica, los vice ministros con experiencia demostrada en la actividad minera.

En el largo periodo que concluyó abruptamente, por las razones ya conocidas, se hicieron muchos anuncios, se anticiparon varios negocios con participación de instituciones y/o gobiernos de algunos países para ser parte de los proyectos de la "mega" minería nacional llámense, litio o hierro, el primero en los salares de Uyuni y Coipasa, el otro en el oriente. Lo que se lamentó es que en todo el tiempo de "servicio" del ministro renunciante, no se ha logrado ni un solo emprendimiento de magnitud en el caso de la minería renovable, estatal y menos en el campo privado. Se aclara que los mega proyectos, van por cuenta separada e incluso uno de esos proyectos bajo tuición del ministerio de energía, algo que posiblemente se dé sólo en nuestro país.

Nuestra dependencia

Algo que no se ha podido cambiar y sigue siendo el "mal nuestro" de la economía nacional corresponde al sistema extractivista de nuestras materias primas, hidrocarburos y el gas principalmente por un lado, por el otro el de la riqueza minera por la que no hay un empeño decidido para confirmar nuevos yacimientos, mientras la minería estatal sigue alentando la explotación en fase final de ricos yacimientos tradicionales. En la minería mediana privada y la denominada "chica", simple y llanamente no hay garantías suficientes para captar inversiones. Faltan reglas claras como seguridad jurídica y planes de incentivos que hagan posible atraer inversionistas, como lo hacen los países vecinos.

Un destacado experto, señaló concretamente que "mientras no se cambie el anacrónico modelo administrativo de nuestra minería, la misma corre el riesgo de sucumbir, pues si no hay renovación, lo poco que todavía funciona, se acabará en cualquier momento". Es una realidad que lamentablemente y aún con reclamos permanentes de los sectores interesados, no se logró encaminar un proyecto renovador de nuestra minería.

La industrialización

Ante el agotamiento paulatino de los yacimientos en explotación, no se han dispuesto planes concretos de diversificación de actividades en las minas tradicionales, sólo se han hecho inversiones como la costosa de más de 50 millones de dólares, en el ingenio Lucianita de Huanuni, que tras muchos años de inactividad, parece que recién está entrando en ritmo de producción. Colquiri el distrito de alto rendimiento, ha invertido en la instalación de un ingenio y parece que ese proyecto avanzará, pero por decisión de sus ejecutivos y sus trabajadores, no de las autoridades de minería.

En ese ir y venir de discursos, ofertas, algunos financiamientos de emergencia, de lo que se habla es de la industrialización de nuestros minerales, como dicen algunos optimistas, se trata del gran salto de la minería a la metalurgia, pero resulta que desde hace años, sólo produce material metálico con valor agregado, la Fundición de Vinto - Oruro, que exporta lingotes de estaño de alta calidad y aprovecha un mercado externo asegurado.

Los otros minerales generalmente concentrados se exportan "en bruto" y en tal operación se pierde un buen porcentaje que aprovechan los compradores al realizar la separación de minerales, por el proceso hidrometalúrgico, que todavía nosotros no podemos hacerlo. La fundición de Karachipampa, sigue un lento y costoso proceso de readecuación y todavía no puede asegurar una regular producción de lingotes de plomo y plata.

En cuanto al zinc, tenemos un alto registro de producción, pero lo vendemos "como tierra con algún valor mineral", cuando ya debía ser tratado en una fundición o una planta metalúrgica, considerando que en el gobierno de turno se hizo la promesa de implementar dos fundiciones de zinc, una en Oruro, la otra en Potosí. Sobre el tema, un dirigente cívico dijo sarcásticamente? "con la fundición de zinc, nos ningunearon". Y las autoridades nada han hecho para aprovechar un presupuesto ya aprobado de medio millón de dólares, para encarar un verdadero proyecto de industrialización.

Por otra parte es sumamente importante que se instruya el destino de recursos financieros exclusivamente dispuestos para encarar proyectos de prospección y exploración minera, allí donde ya se han definido indicios de la presencia de minerales y que están esperando la acción tecnológica para convertirse en nuevos emprendimientos de una nueva minería renovada y rendidora.

Cuidado con errores

Hay que tomar conciencia de los hechos y las experiencias que han complicado nuestra minería, especialmente al contaminarse con la actividad política, según los observadores algunos hechos muy definidos han mostrado el desastre que significa, manejar la minería con la presión política. Un caso negativo fue el de incluir por orden político, cuatro mil trabajadores a una mina que con sólo mil mineros producía efectivamente, Es el caso de Huanuni, que hasta el presente deja huellas en el importante yacimiento de Posokoni. Ahora último, con aviesos intereses partidarios se comprometió a la clase sindical del país, pero especialmente al sector minero cooperativista, a cambio de costosos regalos de edificios, movilidades y cargos en el esquema de gobierno. Menos mal que "a tiempo" se produce una reacción del sector y se espera que los cuadros sindicales nacionales y los mineros en particular, recuperen su independencia de lucha y su fuerza laboral.

La esperanza es que en el nueva coyuntura que se presenta, la minería recobre su valor institucional y su importancia de producción y generación de recursos para el Erario Nacional, además para favorecer a distritos y municipios, donde se ejecutan proyectos mineros de rendimiento productivo con responsabilidad ambiental.

Se necesitan nuevas autoridades comprometidas con el futuro nacional, manejando en esa perspectiva nacional, la reactivación de la minería boliviana.

Agencias, Medios. PM.

Para tus amigos: