Loading...
Obsequio por cuarentena



Sábado 23 de febrero de 2013

Portada Principal




Sábado 23 de febrero de 2013
ver hoy
EDITORIAL
Pág 2 
CONTENIDO
Pág 2 
LA PORTADA
Pág 2 
Los niños también se deprimen
Pág 3 
El psicólogo responde
Pág 3 
PILDORITAS PARA EL ESPÍRITU
Pág 3 
TIPS
Pág 3 
Artista de la semana
Deszaire celebra su aniversario con un nuevo material discográfico “Libre”
Pág 4 
Tu libro
HISTORIA DE LA FILOSOFÍA
Pág 4 
LA MÚSICA DE LA PATRIA
Pág 4 
PORTAL DE LA SABIDURÍA
A César lo de César, y a Dios lo de Dios
Pág 5 
Horóscopo
Pág 5 
Las tradiciones del Carnaval de Oruro
Pág 6 
Carla Mariana Paz Ahern
Pág 7 
Cuidados al aplicar tinte de cabello
Pág 8 
CINE
El Descenso 2 (The Descent 2)
Pág 8 
Videojuegos y famosos
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Marc Anthony deja a su novia… ¿por JLo?
Pág 8 
Interesante - Insólito - Increíble
Lluvia de arañas causó pánico en Brasil
Pág 8 
Cómo hacer un portavelas con una lata
Pág 9 
Deja los fármacos y empieza a acariciarte
Pág 10 
Implantes Faciales en Estética Médica
Pág 10 
Blanqueamiento dental
Pág 10 
Sexo
Responsabilidad en la madurez
Pág 10 
HUMOR
Pág 11 
Revista Tu Espacio

Los niños también se deprimen

23 feb 2013

Fuente: Viviana Vergara – enplenitud.com

La depresión es una enfermedad asociada con la adultez, pero algunos estudios sugieren que entre el 7 y el 14 por ciento de los niños se deprimen.

El comportamiento agresivo, errático, o problemático de su hijo, puede ser un síntoma de su depresión.

“La depresión es trágica para cualquier persona, pero es especialmente devastadora para los chicos”, afirma Ana Liscovich, una psiquiatra especializada en terapias para niños. Esto es para ocuparse, pero no para preocuparse: hoy en día existen un gran número de tratamientos que combaten la depresión de los chicos, y que también la previenen.

La depresión es algo más que sentirse triste, afirma esta doctora. En la depresión, la tristeza es demasiado larga, las sensaciones son demasiado intensas, e interfieren con la vida normal del niño.

Esta enfermedad puede ser difícil de diagnosticar en los jóvenes, y se lo suele tomar como problemas de déficit o desorden de la atención, dificultades para comprender, hiperactividad, cansancio, u otro tipo de problemas comunes en los niños.

Sin embargo, un estudio difundido por el National Institute of Mental Health de los Estados Unidos, señaló que del 7 al 14 por ciento de los chicos experimentan una depresión importante antes de los 15 años.

Además, la doctora Liscovich afirma que el suicidio adolescente continúa siendo un problema significativo para las políticas de salud, y que este se asocia a la depresión sin tratar.

“La depresión suele tardar mucho en diagnosticarse”, señala Liscovich, al tiempo que agrega que “si los padres sospechan que su hijo puede llegar a sufrir una depresión, deben tomar nota sobre su comportamiento y buscar la ayuda de un profesional”.

Las señales de depresión suelen incluir:

- Tristeza permanente.

- Poca capacidad para disfrutar las actividades que solía realizar.

- Actividad excesiva, o muy baja.

- Irritabilidad.

- Quejas frecuentes de enfermedades físicas, tales como dolores de cabeza o de estómago.

- Faltas frecuentes o poca responsabilidad en la escuela.

- Aburrimiento persistente, baja energía, o poca concentración.

- Cambios en las costumbres habituales de sus comidas o su sueño.

Los recientes estudios han evidenciado importantes resultados en las terapias psicoanalíticas. Para los casos más complejos, también hubo avances positivos con el uso de psicofármacos antidepresivos. Si su hijo exhibe síntomas de depresión, entre en contacto de forma urgente con un profesional de la salud mental.

La depresión y sus causas

Los expertos piensan que la depresión es causada tanto por factores biológicos como ambientales. Los chicos que tengan antecedentes familiares de depresión, abuso de alcohol o drogas, o estrés tienen un riesgo más alto de sufrir esta enfermedad. La doctora Liscovich recomienda lo siguiente para disminuir este riesgo:

- Sea siempre franco y honesto con su hijo.

- No lo sobreproteja.

- Dele siempre la confianza necesaria como para que pueda contarle todo.

- Edúquelo con disciplina, pero dele espacios para poder manejarse en libertad.

Fuente: Viviana Vergara – enplenitud.com
Para tus amigos: