Loading...
Invitado



Viernes 19 de mayo de 2017

Portada Principal




Perspectiva Minera

RETROSPECTIVA MINERA:

ESTADO E INFORMALIDAD

19 may 2017

Por: Dionisio J. Garzón M.

En los albores de la humanidad, las actividades inherentes al desarrollo del g√©nero humano llevaban un sello de informalidad y aprendizaje, cuando el hombre se volvi√≥ trashumante y empez√≥ a contactar entre grupos diversos, el intercambio de bienes y de saberes permiti√≥ el desarrollo de la civilizaci√≥n como la conocemos ahora. Todas las actividades primarias extractivas o de otra √≠ndole, ten√≠an el sello de utilidad personal o de grupo, y este es el aliciente que dio origen al comercio entre personas y pueblos. Solo el desarrollo cultural a trav√©s de los siglos permiti√≥ la formalizaci√≥n de ciertas actividades para cuidar el bien com√ļn, y separarlas de aquellas que solo buscaban el beneficio personal y/o de grupo, al precio que fuere y con los medios m√°s diversos sean estos permisibles o no. As√≠ nacen las categor√≠as y as√≠ a estas alturas de la civilizaci√≥n calificamos a ciertas actividades de lucro como informales y en el extremo mismo de la informalidad, de ilegales. As√≠ hemos acu√Īado t√©rminos como miner√≠a informal, comercio informal, empleo informal y un largo etc. En el extremo ilegal hablamos de robo de minerales (Juqu√©o), contrabando, saqueo, delincuencia etc.

En el estilo de esta columna, quiero referirme a la miner√≠a aur√≠fera informal y/o ilegal, que azota al subcontinente en un inmenso territorio de tierras bajas de los Andes centrales y en las cuencas altas de los r√≠os Madre de Dios, Beni y Madera, se extiende a la zona monta√Īosa del Ecuador y llega a la zona del R√≠o Caquet√° y a las nacientes del Amazonas en la selva Colombiana, tierra de las FARC y del narcotr√°fico. La informalidad e ilegalidad en estas tierras campean con ribetes de esc√°ndalo; miles de explotaciones clandestinas de oro aluvial con dragas y peque√Īas operaciones en terrazas mineralizadas est√°n controladas por cooperativas mineras, grupos de mineros artesanales y garimpeiros; "producen" importantes cantidades de oro que de una u otra manera entra al mercado de comercializaci√≥n del metal y crea una econom√≠a paralela cada vez m√°s grande. Para hablar del pa√≠s y su vecindario, se dice que una sola familia de La Paz export√≥ a los Estados Unidos 14 toneladas de oro en cuatro a√Īos (Energy Press 15 de julio de 2015), que hay otras comercializadoras privadas con exportaciones un poco menores y que el fen√≥meno explicar√≠a el abrupto salto de las exportaciones de oro de Bolivia, que hasta el 2011, eran alrededor de 6 toneladas, y que de pronto se dispar√≥ a niveles in√©ditos pese a la ausencia de inversiones en nuevas minas en el rubro.

Una investigaci√≥n recopilada en el libro "Miner√≠a ilegal e informal en el Per√ļ", del economista V√≠ctor T√≥rrez C. (Ed. CooperAcci√≥n,Acci√≥n Solidaria para el Desarrollo. Lima 2015), dice que el tama√Īo del problema en el Per√ļ es de tal magnitud que en 2011 la producci√≥n minera informal registrada por Minem, fue de 22,5 ton de oro, la ilegal/informal en 2012 lleg√≥ a 38,4 ton (pp. 31) y curiosamente la investigaci√≥n concluye que, "desde al menos el 2012 parte del oro que en el Per√ļ es extra√≠do de manera ilegal e informal, fue contrabandeado a Bolivia" (pp. 35).

Así podemos seguir con datos similares en Brasil o Colombia, lo realmente alarmante es que hay una lucha frontal contra este tipo de actividades en los países mencionados, pero en nuestro país somos permisivos por el alto empleo de mano de obra que usa la informalidad y la cadena de comercialización del oro. Esta actividad ya ronda el 40% del valor de las exportaciones mineras del país. En una economía como la nuestra, sumando las otras informalidades e ilegalidades mencionadas líneas arriba que las hay, vamos camino a ser un Estado informal si no corregimos esta tendencia. Debemos hacerlo.

(*) Ingeniero Geólogo, ex Ministro de Minería y Metalurgia

Para tus amigos: