Loading...
Invitado



Domingo 24 de noviembre de 2019

Portada Principal
Revista Dominical

El genio creador de melodías vivas

24 nov 2019

Fuente: Por: Omar Soliz Antoriano Investigador

"La buena música proviene de cualquier género; este provoca todo tipo de efectos en el ser humano: nos alegra, nos entristece, nos activa, nos hace bailar, nos emociona. Así que, sólo disfrútalo..." Eliana Zeballos O.

¿Fotos en alta resolución?, cámbiate a Premium...

El pasado veintidós del presente, se recordó la festividad del Santa Cecilia, Patrona de los músicos, y en homenaje a esa data recordaremos a un gran orureño, que su magna obra esta inmortalizada hasta nuestro sol de hoy? La indagación del reconocido Prof. Eduardo Leclere Polo, fue el puntapié para saber un poco más de este personaje que en otrora era un maestro que caminaba con la armonía y pensaba melodía.

César Achával Cárdenas, nació en Oruro el 27 de febrero de 1890. Hijo de Don Lino Achával y Doña Etelvina, contrajo matrimonio con Doña Daría Leclere Polo, quien tuvo cuatro hijos: Emma, Lía, Lino y César, este último Subteniente muerto en la Guerra del Chaco.

Achával Cárdenas. Cursó sus estudios en el Colegio Nacional "Simón Bolívar", de adolescente mostro gran dedicación por el arte musical, habiéndose enrolado en el Ejército, donde en poco tiempo, alcanzó la Dirección de la banda del Regimiento "Loa". Posteriormente, viajó a Santiago de Chile, donde continuó sus estudios. A su retorno, prosigue su carrera, hasta llegar al grado de Mayor, ocupando brillantes situaciones, que culminaron con la Dirección General de las Bandas del Ejército.

Su mayor consagración, sin embargo, estuvo en su participación en un concurso convocado para el Himno Departamental de Oruro, resultando premiada su obra.

A pesar de ello, no tuvo la satisfacción de recibir la gratitud de su pueblo por este inspirado trabajo, ya que falleció el 26 de agosto de 1925 a la edad de 35 años. Recién en 1929 su obra fue declarada como Himno Oficial a Oruro.

A pesar de ello, no tuvo la satisfacción de recibir la gratitud de su pueblo por este inspirado trabajo, ya que falleció el 26 de agosto de 1925 a la edad de 35 años. Recién en 1929 su obra fue declarada como Himno Oficial a Oruro.

De acuerdo a la investigación que se pudo realizar, César Achával, no hizo de su arte un motivo de explotación como se hace hoy en día. Este genio del arte melódico estaba en conciertos de beneficencia, donde se sembraba la ternura, la esperanza al dulce encanto del ritmo, donde se hay que cantar a la tierra con el acervo vernacular, allí estaba César Achával Cárdenas; Mayor del Ejército, que sintiendo la música en sus venas, se había dado de alta de las Fuerzas Armadas, sólo al conjuro de las graves armonías y la sentida melodía de un bolero de Caballería.

Es que no obstante de la música extranjerizante de aquel tiempo, él era ante todo boliviano, muchos valses, tangos, melodías internacionales de la época, las cuecas , bailecitos y otros géneros salieron de la inspiración de este gran exponente, los mismos podía ejecutarlos con maestría; en el piano, la flauta o el violín, la guitarra o la mandolina, cuando había que hacer culto a su Patria, con las cosas nuestras y también con las otras, puesto que las estudiantinas que César Achával organizó, podían ejecutar música clásica, como música del país.

Sensiblemente , y como toda producción de los directores de banda de aquellos años idos, la música de César Achával Cárdenas, se ha perdido para siempre; extraviada, destruida, suplantada, seguramente en mayor escala y dispersa, como que en algún cenáculo musical contemporáneo se escuchó la música de este exponente .

Numerosas referencias de prensa, cuidadosamente catalogadas por el maestro dan cuenta a sus afanes y sus actuaciones; la conducción de bandas militares confiadas a su cuidado, sus polémicas y consiguientemente, los juicios motivaron todas estas inquietudes.

El My. César Achával Cárdenas, se constituye en el prototipo de cuidado orureño, querendón y amante de su terruño, y para la juventud un gran ejemplo cultural en el ámbito de la composición musical, tal como él lo hizo en su juventud, cuando se llenada de letras en los centenarios muros del Benemérito Colegio Bolívar.

Y fue así que supo poner en alto el nombre de su tierra y entregó a ella los más hermosos frutos de genio creador.

Fuente: Por: Omar Soliz Antoriano Investigador
Para tus amigos: